Un paso más en los tratamientos covid: los EE.UU. aprueban un nuevo tipo de anticuerpos

El regulador de medicamentos estadounidense (FDA) ha aprobado de emergencia el uso de un tratamiento elaborado por Eli Lilly con anticuerpos sintéticos

Los Estados Unidos han aprobado un nuevo tratamiento contra el coronavirus. Se trata de unos anticuerpos sintéticos fabricados por la farmacéutica Eli Lilly que, al contrario que algunos fármacos como el remdesivir o la dexametasona, ha sido desarrollados de forma exclusiva para combatir la Covid-19 con nuevas moléculas. Este remedio contra el virus será utilizado únicamente en enfermos leves y moderados de más de 12 años de edad, con un peso mínimo de 40 kilos y que tengan un “un alto riesgo de evolucionar hacia un covid-19 grave y/o una hospitalización”.

La agencia reguladora de medicamentos de Estados Unidos (FDA) concedió este lunes una autorización temporal de emergencia este antídoto basándose en los resultados de un ensayo clínico realizado con 465 adultos no hospitalizados. En concreto, la investigación llevada a cabo demostró que era beneficioso en personas mayores de 65 años y con patologías crónicas, los grupos más afectados.

Este remedio contra el virus será utilizado en pacientes que tengan un “un alto riesgo de evolucionar hacia un covid-19 grave y/o una hospitalización

El tratamiento, que recibe el nombre de bamlanivimab, se administra con una sola inyección intravenosa. Esos anticuerpos imitan lo que hace el sistema inmunitario tras el contagio por el coronavirus, bloqueando la punta del virus que le permite adherirse a las células humanas y penetrar en su interior.

“Si bien se sigue evaluando la seguridad y eficacia de esta terapia experimental, en ensayos clínicos se ha demostrado que Bamlanivimab reduce las hospitalizaciones o las visitas de emergencias relacionadas con Covid-19 en pacientes con alto riesgo”, indicó la FDA en un comunicado.

Galicia supera el millar de muertes por coronavirus

Donald Trump compró 300.000 dosis de bamlanivimab

El Gobierno de Donald Trump ya anunció a finales de octubre la compra de 300.000 dosis de este fármaco. Ahora, la farmacéutica estadounidense tendrá que hacer entrega al Gobierno del encargo por 375 millones de dólares en un plazo de dos meses, según se informó en octubre tras la firma del contrato.

El presidente estadounidense, durante su convalecencia hace aproximadamente un mes, aseguró que la terapia de Eli Lilly era una de las más prometedoras para hacer frente a la pandemia. Por lo tanto, firmó un acuerdo con la compañía como parte del programa Warp Speed, que tiene la intención de conseguir en tiempo récord vacunas y terapias contra la pandemia del nuevo coronavirus.

El presidente saliente fue tratado entonces con una terapia de anticuerpos de Regeneron, que también ha solicitado autorización de urgencia, y con el antiviral remdesivir, que recientemente obtuvo la autorización definitiva para tratar a enfermos de Covid-19.

Esta autorización de urgencia llega el mismo día en el que los Estados Unidos han superado los 10 millones de contagios de coronavirus y suma ya más de 238.000 muertes, más que ningún otro país en el mundo.

La vacuna de Pfizer avanza

Nuevos avances contra la Covid

Y esta noticia se conoce también casi al mismo tiempo en el que sale a la luz que la  vacuna desarrollada por Pfizer y la empresa alemana Biontech ha superado el primer estudio independiente de sus pruebas clínicas, que concluye que tiene un 90% de efectividad. “Es el mejor escenario posible”, señaló al Financial Times el cofundador y consejero delegado de Biontech, Ugur Sahin. “Es un gran día para la ciencia y la humanidad”, añadió el jefe de Pfizer, Albert Bourla.

“El perfil riesgo-beneficio está claramente a favor del beneficio”, ha explicado Sahin, que entiende que el estudio “cumple con todos los criterios para ser procesado rápido”. Es decir, que estas conclusiones tienen el potencial de poner en breve en marcha los procedimientos necesarios para empezar las campañas de vacunación, tal vez incluso antes de que acabe el año, según la mencionada cabecera británica.

Los investigadores independientes que analizaron los ensayos de fase 3 de la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer y Biontech son los primeros del mundo en presentar sus resultados, cruciales para obtener la licencia comercial. Estos científicos aseguran que encontraron más del 90% de eficacia en participantes sin evidencia de haberse infectado de Sars-CoV-2 previamente.