Vox lleva al límite su relación con el PP en Andalucía

Vox presenta una enmienda a la totalidad de los Presupuestos de Andalucía, al igual que PSOE y Adelante Andalucía

Vox lo ha vuelto a hacer. El partido de Santiago Abascal en Andalucía ha vuelto a repetir jugada presentando una enmienda a la totalidad de los Presupuestos elaborados por el Gobierno de PP y de Cs para 2021.

Lo mismo hizo con las cuentas de 2019, pero retiró la enmienda tras cerrar un acuerdo presupuestario con el Ejecutivo. Vox lleva al límite su relación con el PP haciéndose valer. “Para que luego no piensen que Vox es irrelevante en el Gobierno”, señala un dirigente del partido en el Parlamento andaluz. 

La iniciativa ha sido presentada pocos minutos antes del mediodía, momento en el que expiraba el plazo para registrarla, y se suma así a las ya anunciadas por parte de PSOE y Adelante Andalucía, de forma que serán tres las enmiendas a la totalidad que se debatan en el pleno del Parlamento previsto para el próximo miércoles.

El PP depende de Vox en Andalucía y los de Casado son conscientes. Los 12 diputados de Vox en el Parlamento andaluz -ahora son 11 al estar una parlamentaria en el grupo de no adscritos-, que propiciaron la investidura de Juanma Moreno como presidente de la Junta, son clave para aprobar las cuentas de la comunidad andaluza, ya que los dos partidos del Gobierno no cuentan con la mayoría absoluta.

“No hubo feed-back del PP”

El portavoz de Vox en el Parlamento andaluz, Alejandro Hernández, aseguró este viernes a los medios que su formación esperó “hasta el último momento” pero no recibió “un ‘feed-back’ por parte de la Junta ni de los partidos que la sustentan“.

“Curiosamente, todo el mundo quería llegar a un acuerdo pero tenía preparadas las enmiendas, y nosotros, que hemos sido los que estábamos a la espera de que se nos hablara de esos posibles acuerdos con los otros grupos, al final nos hemos visto obligados a presentar también una enmienda a la totalidad“, señaló Hernández. 

Según Vox, “tampoco ayudaron” las declaraciones “despectivas” que les profirió el secretario general del PP, Teodoro García Egea, al que dijo que “uno no deja de ser la derechita cobarde por emplear un tono chulesco, porque eso muchas veces denota más miedo que otra cosa”.

“Que no pierdan de vista que, cuando alguien quiere algo de alguien en concreto, tiene que pedírselo a ese alguien concreto y hacerlo con la debida educación”, advirtió el portavoz de Vox

Veto al PSOE

El precio que pone Vox podría salirle caro, tanto a PP como a Cs, porque, según advierten, no firmarán ningún acuerdo con el Gobierno para aprobar los Presupuestos mientras se mantengan negociaciones con otras formaciones políticas.

Susana Díaz, en una imagen de archivo. EFE

“Desde el Gobierno andaluz se han estado haciendo continuos llamamientos a la izquierda, solicitando sus aportaciones con más interés e incluso con más delicadeza que la dedicada a Vox“, se quejó Hernández, que añadió que en esa situación “de nada sirve que se diga que somos el socio preferente”.

A su juicio ha sido “evidente” la “nula disposición” del PSOE y de su líder regional, Susana Díaz, a pactar las cuentas, por lo que lamentó que la Junta “ha perseverado en el error, otorgando al Partido Socialista y a Díaz una importancia de la que carecen en este momento”.

“No hay contacto con Casado” 

Moreno Bonilla dispone de menos de una semana para hacer cambiar de opinión a sus socios “preferentes”. El próximo miércoles se celebra el pleno en el que se debaten las tres peticiones de devolución de las cuentas, porque a la firmada por Vox hay que añadir las presentadas por el PSOE y Adelante Andalucía.

Cabe recordar que Vox suspendió las negociaciones con PP y Ciudadanos tras la dura intervención del líder popular, Pablo Casado, el pasado 22 de octubre en la moción de censura defendida por Abascal. Los de Vox consideraron un “insulto” a sus votantes y a día de hoy aseguran a Economía Digital que “no hay contacto con Casado”. 

La formación de Abascal reconoce que se les llamó para pedir que aprobasen la petición de los populares de solicitar dos meses a Pedro Sánchez, en lugar de seis, para sacar adelante el estado de alarma y los de Vox se negaron tras votar en contra y llevar la medida al Tribunal Constitucional, al entender que el Ejecutivo tiene que solicitar la aprobación de la medida cada 15 días y no cada seis meses como pretende. 

En 2019, el grupo de Vox también presentó una enmienda a la totalidad que retiró minutos antes de que se votara tras negociar con los partidos que conforman el Gobierno, PP y Cs. Esta vez los populares confian en que vuelva a suceder y se dan de margen hasta la celebración del pleno para conseguirlo.