El iPhone 6S es uno de los modelos viejos que pierden capacidad conforme sus baterías envejecen. Foto: Apple

Apple no podrá ralentizar los iPhones viejos sin avisar al usuario

stop

Reino Unido llega a un acuerdo con Apple en el que la tecnológica se compromete a informar mejor de las consecuencias de actualizar el software del iPhone

Barcelona, 24 de mayo de 2019 (11:16 CET)

A finales de 2017 Apple se metió en un lío porque una actualización del software del iPhone hizo que los dispositivos más antiguos se ralentizaran automáticamente, despertando así la furia de esos millones de clientes que no pueden de ninguna manera seguirle el ritmo a la multinacional estadounidense y comprar un móvil nuevo cada año.

Según el Reino Unido, Apple ya no podrá ralentizar forzosamente los dispositivos viejos ni afectar su rendimiento sin antes advertir a los usuarios. La tecnológica parece haber llegado a un acuerdo con las autoridades británicas en el que se compromete a notificar a los consumidores si las actualizaciones futuras del sistema operativo iOS comportarán desgastes.

En diciembre de 2017, cuando el problema salió a la luz, Apple se enfrentó a varias demandas y tuvo que admitir que el rendimiento de los móviles de generaciones pasadas sufría con las actualizaciones. La empresa resolvió el asunto con una nueva actualización, pero gobiernos como el italiano y el británico iniciaron investigaciones al respecto.

Apple acuerda informar mejor sobre la batería del iPhone

La Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido (CMA, por sus siglas en inglés) se encargó de la investigación y el Gobierno del Reino Unido informó este miércoles de que llegó a un acuerdo formal con Apple para buscar una forma efectiva de comunicar a los usuarios cuando la utilidad del dispositivo corra peligro.

"Para garantizar el cumplimiento de la ley del consumidor Apple acordó formalmente mejorar la información que brinda a las personas sobre el estado de la batería de sus móviles y el impacto que el software de gestión de rendimiento puede tener en sus teléfonos", dijo el Ejecutivo británico en su página web.

Las autoridades agregaron que "la investigación de la CMA se centró en las preocupaciones de que no se advirtiera a las personas de que el rendimiento de su smartphone podría disminuir después de una actualización de software pare administrar las demandas de energía de las baterías".

A raíz del escándalo de finales de 2017 Apple ofreció reemplazos de batería para iPhone a nivel mundial y se estima que realizó unos 11 millones de cambios en 2018. La tecnológica estadounidense también ha añadido herramientas que permiten conocer el estado de la batería y tomar medidas para alargar el tiempo de vida de las mismas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad