Catalunya tendrá en 10 años una 'red básica' de fibra óptica

stop

TELECOMUNICACIONES

Kim Faura, director de Telefónica en Catalunya

23 de septiembre de 2012 (19:08 CET)

Todos los organismos que dependen de la Generalitat (escuelas, hospitales, comisarias de Mossos d'Esquadra, etc.) estarán conectados con fibra óptica en como mucho 10 años. Sean edificios situados en una gran ciudad o en un municipio pequeño, incluso en una población rural con pocos habitantes.

El responsable de construir esta red básica de alta velocidad será Telefónica, que consiguió la adjudicación en el privatización de los servicios de telecomunicaciones del Govern por 400 millones de euros. El lote con la remuneración más alta del megaconcurso. Pero el compromiso firmado es llevar la fibra óptica hasta los edificios públicos, la gran asignatura pendiente es extender la red hasta los hogares y centros de trabajos.

Plan vigente

La adjudicación de este lote a Telefónica se hizo pública en agosto y, por el momento, no significa que la tecnológica dirigida por Kim Faura en Catalunya cambie su plan de despliegue de la alta velocidad en la región, explican fuentes de la multinacional a Economía Digital. En él, planifican ofrecer conexión a Internet a una velocidad de 100 megas a 1,5 millones de hogares hasta finales de 2013.

El despliegue en la ciudad de Barcelona está prácticamente terminado. La capital catalana fue la primera ciudad española en la que Telefónica empezó a apostar fuerte por esta conectividad, seguida de cerca de Madrid. Continuará el despliegue en el área metropolitana de Barcelona y en las otras capitales de provincia, las ciudades de Girona, Lleida y Tarragona.

Organizar una 'red capilar'

El director general de telecomunicaciones de la Generalitat, Carles Flamerich, ha hecho un llamamiento a los dirigentes locales “para que hagan sus deberes y consigan organizar su propia red capilar” en la que se dote de alta velocidad a todos los habitantes de sus municipios. El político recuerda que “el mercado de las telecomunicaciones es libre, por lo que tienen que ser las operadoras las que ofrezcan el servicio a las poblaciones y a los polígonos industriales”.

Pero Catalunya tendrá un punto a favor en este sentido, según la valoración de Flamerich: “La red central, que durará como mínimo 100 años”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad