Fotografía: Grzegorz Górniak en Unsplash

El abaratamiento de las baterías estrecha el cerco al gas natural

stop

El coste de la energía solar fotovoltaica se ha reducido en un 84% desde 2010, mientras que las baterías eléctricas se han abaratado un 76% desde 2012

Madrid, 01 de abril de 2019 (12:53 CET)

Las energías de origen renovable han encontrado un aliado para su impulso definitivo: las baterías de iones de litio para almacenar electricidad limpia.

Estos dos tecnologías combinadas "inmaduras y costosas hace tan sólo unos años," dicen en Bloomberg NEF, "ahora se encuentran en el centro de la transición hacia una energía baja en emisiones."

Históricamente se han utilizado plantas de gas natural "relativamente ineficientes" para proporcionar electricidad en picos de demanda o en ausencia de recursos renovables, lo que supone "costosas plantas energéticas que cada vez pasan más tiempo inactivas", dicen en Think Progress, conforme se incrementan los proyectos de energías renovables.

En cambio el abaratamiento de las baterías eléctricas permite almacenar electricidad a un coste cada vez menor, por lo que esta opción empieza a resultar más económica que utilizar esas centrales de gas destinadas a cubrir picos de demanda o cuando no hay sol ni viento.

"A día de hoy la capacidad de almacenamiento en baterías asciende a alrededor de 6 GWh en todo el mundo, pero la firma Wood Mackenzie predice que se multiplicará por diez, hasta al menos 65 GWh, para 2022," dicen en El periódico de la energía.

Baterías para sustituir a las plantas de gas natural

La incorporación de baterías en proyectos de generación de electricidad de origen renovable, principalmente eólica y solar, "será cada vez más competitiva con el gas natural en un mayor número de aplicaciones y a medida que un número cada vez mayor de países asuma el coste social y medioambiental de las emisiones de carbono."

Según Bloomberg desde 2010 el coste de producción (LCOE) por megavatio hora (MWh) para la energía eólica terrestre, solar fotovoltaica y eólica marina se ha reducido en un 49%, 84% y 56%, respectivamente. Pero además el coste de almacenar energía en baterías eléctricas se ha reducido un 76% desde 2012, un 35% solo desde el año pasado.

El LCOE mide el coste total de producir un MWh de electricidad para un nuevo proyecto "teniendo en cuenta los costes de desarrollo, construcción y equipamiento, financiación, materias primas, operación y mantenimiento."

Para determinar los costes de producción de electricidad de origen renovable BNEF analizó información procedente de "casi 7.000 proyectos energéticos en 46 países que incluían el uso de carbón, gas, nuclear, solar fotovoltaica y eólica."

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad