Una empleada revisa un móvil Huawei en una tienda de la marca en Tailandia. Foto: EFE/FY
stop

La Casa Blanca busca un prórroga para que las empresas norteamericanas que trabajan con Huawei y prestan servicios al gobierno de EE UU tengan más tiempo

10 de junio de 2019 (12:39 CET)

El director de presupuesto de la Casa Blanca, Russell Vought, ha solicitado en una escrito una prórroga de dos años a la prohibición de que las empresas que hacen negocios con Huawei presten servicios al gobierno, según The Washington Post.

La carta, inicialmente recogida por el Wall Street Journal, hace referencia a una de las tres prohibiciones iniciadas por el Gobierno de EE UU contra Huawei.

Una de las otras dos iniciativas prohibía al gobierno federal y a sus contratistas hacer negocios con Huawei, ZTE y otras compañías chinas "por motivos de seguridad nacional" (desde finales del año pasado), y otra prohibía vender a Huawei tecnología norteamericana sin una licencia específica (en vigor desde el pasado mes de mayo, prorrogada hasta el próximo mes de agosto.) Ninguna de estas dos prohibiciones se beneficiarían de la prórroga solicitada por Vought.

Respuesta de las empresas afectadas

En su solicitud de prórroga Vought argumenta "basándose en la respuesta de las partes afectadas" que es necesario realizar preparativos adicionales para asegurar "una mejor implementación efectiva de la prohibición sin comprometer los objetivos de seguridad deseados."

Aademás algunas compañías han solicitado permisos para vender tecnología a Huawei porque creen que el veto a Huawei pone en riesgo la seguridad nacional, dice Google, o porque perjudica su negocio y su capacidad para innovar, en el caso de Qualcomm.

Qualcomm obtiene el 65% de sus ingresos de China y más del 10% proceden de Huawei, por lo que la prohibición supondrá una disminución significativa de los ingresos de Qualcomm este año, según Market Realist.

"Qualcomm ha estado recibiendo de Huawei 150 millones de dólares cada trimestre como parte de su acuerdo de licencias, y los analistas esperaban que la tecnología 5G supusieran para Qualcomm 500 millones de dólares cada trimestre por las licencias a Huawei."

Según recogía recientemente Financial Times, Google es una de las compañías que intenta convencer a la administración de Trump de que necesita proporcionar tecnología a Huawei en nombre de la seguridad nacional.

Un culebrón lejos de finalizar

El culebrón tecnológico está por tanto lejos de finalizar, incluso si Huawei decide no acudir a la justicia de EE UU: la semana pasada Trump dijo durante su visita al Reino Unido que Huawei podría entrar a formar parte de un acuerdo comercial entre EE UU y China.

Pero además la suma de las prórrogas, de concederse esta última, supondría hasta tres años de demora en la prohibición total a Huawei en EE UU, según el The Washington Post, lo que dilataría el caso más allá del mandato de Donald Trump en caso de que no saliera reelegido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad