stop

El mercado español terminó septiembre con 8,04 millones de clientes de fibra óptica. La red de nueva generación ya representa el 55% del negocio del sector

Alessandro Solís

Economía Digital

Movistar, filial de Telefónica, controla la mitad del mercado de fibra en España y es la firma que más altas nuevas registra. ED/Archivo
Movistar, filial de Telefónica, controla la mitad del mercado de fibra en España y es la firma que más altas nuevas registra. ED/Archivo

Barcelona, 01 de diciembre de 2018 (13:28 CET)

Dentro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), solo Japón y Corea del Sur están por encima de España en la implantación de la fibra óptica hasta el hogar (FTTH). Eso quiere decir que el mercado español lidera la migración europea hacia las redes de nueva generación, con 8,04 millones de clientes al cierre de septiembre.

La fibra óptica representa ya casi el 55% del mercado de banda ancha fija en España, casi duplicando al tradicional ADSL, que cerró septiembre con 4,06 millones de conexiones. En lo que llevamos de 2018, la fibra óptica ha aumentado su mercado en 1,45 millones de accesos, a la vez que el ADSL ha perdido más de un millón de clientes.

La tecnología HFC, que estilan los operadores de cable, también pierde terreno ante el crecimiento de la fibra. Entre enero y septiembre, este tipo de conexión perdió casi 200.000 líneas para quedar con 2,38 millones de clientes, en su mayoría de compañías como Vodafone y Euskatel.

Telefónica, líder del mercado de fibra óptica en España

Telefónica encabeza el mercado español de FTTH con una cobertura de 3,81 millones de clientes, seguida por Orange, con 2,72 millones y Más Móvil con poco más de medio millón. Las tres acaparan el 81% del conjunto del mercado, con un total de 7,06 millones de conexiones, mientras Vodafone y Euskatel se reparten el millón restante.

La tecnología de fibra óptica parece ser un caso de no retorno una vez que se pone a prueba. La mayoría de los clientes ya no quiere contratar el ADSL y prefieren la fibra, informan fuentes del sector a Cinco Días. "Una vez que el cliente prueba la fibra, ya no quiere volver al ADSL, porque permite prestaciones más amplias y servicios crecientes como la televisión", dicen.

En el resto de Europa, la migración no ha sido tan acelerada. En Francia, Orange tiene 2,4 millones de clientes de fibra óptica, para una cobertura de 10,8 millones de hogares. Italia, Alemania y el Reino Unido se alejan todavía más de la cobertura española.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad