Un ícono de Facebook en Menlo Park, California. Foto: EFE/JGM
stop

La red social rebaja de 50 a 30 millones el total de usuarios vulnerados en el mayor ataque cibernético de su historia

Barcelona, 13 de octubre de 2018 (11:01 CET)

No fueron 50 millones de cuentas, sino 30 millones. Facebook corrige ahora la cifra del que ha sido anunciado como el mayor ataque cibernético en la historia de la red social, después de una larga investigación sobre los hechos. La mitad de esos 30 millones de usuarios sufrieron el robo de datos como el nombre, el correo electrónico y el número de teléfono.

Otras 14 millones de cuentas fueron atacadas para dar con datos más importantes (y valiosos) como el sexo, el idioma, el estado civil, la fecha de nacimiento, el trabajo, la educación y el idioma, informó el vicepresidente de gestión de producto de Facebook, Guy Rosen, en una rueda de prensa telefónica el viernes. El millón de usuarios restantes acusó el robo de sus contraseñas pero no de sus datos.

El grupo más afectado, el de los 14 millones de cuentas, también sufrió una suerte de espionaje, pues los hackers obtuvieron de ellos datos como los últimos diez lugares en los que se registraron o se etiquetaron, el sitio web, las personas o las páginas que siguen, y las 15 búsquedas más recientes, según consta en la sala de prensa de Facebook.

Así, el total de afectados suma 30 millones, 20 millones menos de los 50 que la tecnológica anunció hace dos semanas, cuando reconoció el ataque en público. Rosen explicó que están colaborando con el FBI para hallar a los responsables, pero rechazó ofrecer más detalles por petición expresa del cuerpo policial. En este enlace, en la parte baja del sitio, los usuarios pueden verificar si están entre las víctimas del ataque.

Crisis de confianza entre los usuarios de Facebook

El hackeo a Facebook, por el que la empresa estadounidense se enfrenta a varias demandas, fue detectado el 14 de septiembre cuando los técnicos notaron un repunte no habitual de actividad. Tras investigar la situación, se dieron cuenta de que había una vulnerabilidad en el código del software que afectaba al modo "Ver como", que permite a los usuarios ver su perfil como lo ven otras personas.

La medida inmediata de Facebook fue desconectar todas las cuentas afectadas del servicio que les permite tener activada la opción de conectarse a Facebook sin introducir el nombre de usuario y la contraseña. "Este ataque no incluyó Messenger, Messenger Kids, Instagram, Whatsapp, Oculus, Workplace, Pages, los pagos, aplicaciones de terceros o cuentas de desarrolladores o publicidad", explica ahora la red social.

Desde que se anunció el ataque, Facebook sufrió otro problema de seguridad en una de sus filiales, la app de mensajería Whatsapp, que corrió para resolver un error que daba a los hackers libre acceso a sus cuentas por medio de una videollamada. Además, la tecnológica presentó un altavoz inteligente con pantalla y cámara, en medio de una profunda crisis de confianza por parte de sus usuarios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad