En la imagen Tim Cook, CEO de Apple, en 2018. Fotografía: Apple

La justicia de EE UU pone en entredicho el jardín vallado del iPhone

stop

La derrota de Apple en la corte suprema de Estados Unidos abre la posibilidad a demandas de clientes por los precios de las apps en la App Store

Barcelona, 14 de mayo de 2019 (13:49 CET)

Gracias a la corte suprema de los Estados Unidos Apple tiene ahora un gran problema con su intento de reinventarse a sí misma como una empresa que vende servicios.

El tribunal ha dictaminado que se podría llevar adelante un caso antimonopolio contra el fabricante de iPhone que involucra las comisiones que cobra por las aplicaciones vendidas a través de su tienda de aplicaciones, rechazando los esfuerzos de Apple por desestimar la demanda.

El fallo aumenta la probabilidad de que Apple pierda el caso a largo plazo o se vea obligada a resolverlo en condiciones desfavorables. En cualquier caso, la decisión de la corte suprema hace más probable que Apple tenga que reducir sus tarifas de la App Store.

Apple ha estado promocionando sus servicios como el motor de su crecimiento futuro

Desafortunadamente para Apple, App Store es un elemento clave del negocio de servicios por el que el CEO Tim Cook está apostando para el futuro de la compañía.

A medida que las ventas de iPhone de Apple han comenzado a disminuir, ha estado promocionando sus servicios como el motor de su crecimiento futuro. Estos servicios incluyen su servicio de almacenamiento iCloud, su acuerdo con Google, que hace que el motor de búsqueda del gigante tecnológico sea el predeterminado en el iPhone, y Apple Music. Y en marzo, la empresa presentó una gran cantidad de nuevas ofertas, incluyendo un nuevo servicio de streaming de vídeo y un servicio de suscripción de juegos.

El futuro de Apple, en entredicho

A pesar de este creciente catálogo de ofertas de servicios, la App Store de Apple sigue siendo la parte más importante de su negocio de servicios, proporcionando alrededor de un tercio de los ingresos de ese negocio, según los analistas de Wall Street.

Además, la App Store de Apple representará por sí sola el 12% del beneficio bruto total de la empresa este año, según las previsiones de KeyBanc Capital Markets de marzo.

Apple ha diseñado el iPhone para que la única forma de obtener aplicaciones para él sea a través de su App Store

Es una cifra notable dado que todo el negocio de servicios de Apple representó sólo el 16% de las ventas totales de la empresa en los primeros seis meses de su actual ejercicio fiscal y demuestra lo rentable que es el App Store para la empresa.

Pero el fallo de la corte suprema anuncia que existe peligro de tener que sacrificar a la gallina de los huevos de oro. El caso gira en torno a cómo los consumidores obtienen aplicaciones en sus iPhones y las tarifas que Apple cobra por las ventas a través de su App Store.

Apple ha diseñado el iPhone para que, básicamente, la única forma de obtener aplicaciones para él sea a través de su App Store. La compañía cobra una comisión del 30% sobre la mayoría de las ventas de las tiendas de aplicaciones; para las aplicaciones que cobran suscripciones, Apple se lleva el 15% después del primer año.

Los demandantes en el caso alegan que esas tasas de comisión son más altas de lo que serían en un mercado competitivo. Dicen que ellos y otros consumidores han pagado en exceso por sus aplicaciones como resultado de ello, ya que esas tarifas les repercuten en forma de precios inflados.

Apple, sumergida en amenazadas judiciales

El fallo del tribunal es limitado. Los jueces no han decidido si Apple tienen un monopolio, si está abusando de él o cuál sería la pena por hacerlo. En su lugar, simplemente han dicho que los consumidores tienen derecho a demandar a Apple y su caso podía continuar.

Pero ese fallo es un revés significativo para Apple porque aumenta la probabilidad de que el caso vaya a juicio. Y no es difícil ver cómo puede ser un gran problema para Apple.

No debería ser muy difícil para los demandantes demostrar que Apple tiene el monopolio de la distribución de aplicaciones para iPhone. Tampoco debería ser demasiado difícil para ellos demostrar que las tarifas que cobra Apple hacen que esas aplicaciones sean más caras de lo que serían de otro modo.

No hay que ir más allá de Spotify, que cobra tres dólares más a los clientes que se suscriben a su servicio a través de la tienda de aplicaciones de Apple que a los que se suscriben a través de su sitio web. 

La sede de Spotify en Estocolmo, Suecia. Foto: Spotify
Spotify ha presentado una queja contra Apple ante los reguladores de la competencia de la UE | Fuente: Spotify

Spotify ha dicho que lo hizo para cubrir el coste de los honorarios de Apple. Y Spotify no es la única compañía a la que los demandantes pueden señalar con prácticas de precios similares. En otras palabras, existe una buena posibilidad de que Apple pierda el caso por sus propios méritos.

Pero incluso si no lo hace, las tarifas de la App Store de la compañía ya están bajo presión. Spotify ha presentado una queja contra Apple ante los reguladores de la competencia de la Unión Europea, con cargos similares.

Mientras tanto, el servicio de música y un número creciente de desarrolladores de aplicaciones han decidido no participar en las tarifas de Apple dirigiendo a los clientes a suscribirse a través de sus propios sitios web.

Todo esto podría significar que, tarde o temprano, Apple va a tener que reducir sus tarifas de las tiendas de aplicaciones de una manera significativa. Esta medida reduciría sus ingresos y beneficios. Peor aún, probablemente mancillaría su historia de servicios

Noticia original de Business Insider. Autor: Troy Wolverton

Hemeroteca

Apple iPhone Spotify
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad