Imagen: Tesla en Youtube
stop

Según dos estudios muchos conductores desconocen las limitaciones de los sistemas de asistencia a la conducción, lo que incrementa el riesgo al volante

Madrid, 21 de junio de 2019 (13:13 CET)

Muchos de los coches que se venden actualmente incorporan sistemas de asistencia a la conducción. En una escala donde 0 es la conducción puramente manual y 5 es la conducción totalmente autónoma, muchos de los sistemas actualmente disponibles se sitúan en los niveles 1 y 2.

Los niveles 1 y 2 se refieren a sistemas automatizados que ayudan al conductor en alguna o en varias de las tareas de conducción, incluyendo aparcar, mantener el coche dentro del carril o a una velocidad determinada que varía en función del tráfico que le precede.

Los niveles 1 y 2, sin embargo, requieren que sea el conductor quien conduce, y que supervise en todo momento el entorno.

Sin embargo, según un estudio realizado por el IIHS (Insurance Institute for Highway Safety), un organismo independiente que vela por la seguridad vía en EE UU, ha detectado que muchos de los conductores encuestados desconocen lo anterior; e incluso atribuyen a estos sistemas de asistencia a la conducción (ADAS, por sus siglas en inglés) capacidades que no tienen.

Quitar las manos del volante "es seguro" para la mitad de los encuestados

"Para la encuesta se preguntó a más de 2.000 conductores sobre cinco nombres de sistemas de asistencia a la conducción de nivel 2 que se encuentran en el mercado. Los nombres eran Piloto automático (usado por Tesla), Traffic Jam Assist (Audi y Acura), Super Cruise (Cadillac), Driving Assistant Plus (BMW) y Pro Pilot Assist (Nissan), " explican desde el IIHS. "A los participantes se les dijo los nombres de los sistemas pero no las marcas de vehículos asociadas con ellos, y no se les dio ninguna otra información sobre las capacidades de cada sistema."

Imagen: Insurance Institute for Highway Safety (IIHS)
Imagen: Insurance Institute for Highway Safety (IIHS)

Por ejemplo, a la pregunta de si es seguro quitar las manos del volante cuando el vehículo dispone de estas tecnologías, el 48% respondió que sí en el caso del Piloto automático de Tesla; y el 33% respondió que sí cuando se trataba de otros asistentes a la conducción, los que ofrecen otras marcas.

En el caso del Piloto automático de Tesla más de un 30% de los encuestados respondió también que era seguro hablar por el móvil y enviar mensajes desde el teléfono (6%) Más preocupante todavía, en torno a un 5% dijo que "echar una siesta" sería seguir.

Los nombres de los asistentes a la conducción causan confusión

En las últimas semanas se han hecho virales vídeos de conductores de coches Tesla durmiendo mientras el vehículo circula por sí mismo, con el Piloto automático, por lo que desde el IIHS creen que los fabricantes de coches deben reconsiderar de qué manera denominan comercialmente a estos sistemas y el mensaje que transmite ese nombre a los consumidores.


Relacionado:


"El manual de usuario de Tesla dice claramente que la función Piloto automático requiere mantener la atención en la conducción y las manos en el volante —dice David Harkey, presidente del IIHS— pero ese mensaje claramente no ha llegado a todo el mundo."

Desde el IIHS avisan de que, aunque los asistentes a la conducción tienen el potencial de mejorar la seguridad, también tienen el potencia de sumar nuevos riesgos a la seguridad vial.

Para evitarlo es imprescindible que los conductores tengan al menos cierto conocimiento y comprensión de cómo funcionan y de qué pueden y pueden no hacer.

La Unión Europea planea hacer obligatorias estas tecnologías a partir de 2022 en turismos, furgonetas, camiones y autobuses y autocares, incluyendo la frenada automática de emergencia, los sensores y cámaras de marcha atrás, la alerta por cambio involuntario de carril, una caja negra que registre datos en caso de accidente y un asistente inteligente de velocidad, entre otras actualmente disponibles.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad