Las criptomonedas, como el bitcoin, sufren más con las noticias negativas que lo que ganan con las positivas. Fotografía: Thought Catalog, Unsplash

Nvidia no sabe qué hacer para avivar su romance con los mineros de bitcoin

stop

Los beneficios que obtiene el fabricantes de las tarjetas gráficas destinadas a minar bitcoines caen al mismo tiempo que el valor de las monedas virtuales

Manu Contreras

Las criptomonedas, como el bitcoin, sufren más con las noticias negativas que lo que ganan con las positivas. Fotografía: Thought Catalog, Unsplash

Madrid, 21 de agosto de 2018 (19:13 CET)

En el pico de mayor valor se llegó a cambiar un bitcoin por casi 20.000 dólares. Hoy en día roza los 6.500 dólares. Pese al desplome sigue siendo de mucho valor para aquellas personas que se hicieron con esta moneda virtual en sus inicios, pero ha sido una inversión desastrosa para los que llegaron a finales de 2017.

Otra de las víctimas colaterales de la caída de estas monedas es Nvidia, el mayor fabricante de tarjetas gráficas del mundo.

El negocio de chips gráficos para el minado de monedas ha caído un 93% para Nvidia, lo que demuestra la increíble volatilidad de este tipo de negocios, no solo en su valor, también para empresas del sector.

Vender tarjetas gráfica a mineros de bitcoines llegó a suponer para Nvidia hasta el 10% de su facturación

El minado de monedas virtuales se beneficia del poder de cómputo de los procesadores gráficos. Vender estas tarjetas a mineros de bitcoines llegó a suponer para Nvidia hasta el 10% de la facturación. La compañía se encuentra ahora en medio de una encrucijada al ver cómo el valor de sus acciones desciende a mínimos de este año.

Durante la presentación de los últimos resultados financieros la semana pasada la empresa vio caer sus acciones porque la previsión de los ingresos procedentes de la venta de tarjetas gráficas destinadas a la minería se quedó corta: en las cuentas de Nvidia falta un estimado por valor de 82 millones de dólares.

Pincha la burbuja de las tarjetas gráficas

Hace un año encontrar una tarjeta gráfica de gama alta era misión imposible. Los usuarios debían esperar, comprar una tarjeta de menor potencia o decidirse a pagar una pequeña fortuna por uno de los componentes más esenciales en un ordenador. Sobre todo para los 'gamers' y en el caso de los videojuegos, uno de los pocos sectores que resiste la caída de ventas del PC.

Como consecuencia de la caída del valor de monedas virtuales como Bitcoin y Ethereum los volúmenes de ventas de tarjetas gráficas de gama alta comienzan a recuperar la normalidad. No solo es que ya se pueden comprar sin demasiados problemas, sino que además sus precios se han desinchado: además de que nuevas resultan ahora más asequibles también el mercado de segunda mano se ha llenado de tarjetas gráficas baratas.

La parte positiva para Nvidia es que ahora puede centrarse en ofrecer productos gráficos para 'gamers'

La parte positiva para Nvidia es que puede volver a centrarse en productos gráficos para 'gamers', caso de las nuevas tecnologías que han presentado esta semana durante la feria de videojuegos Gamescom, la mayor que se celebra en Europa.

No queda claro que el descenso de ventas de estas tarjetas gráficas sea una prueba definitiva sobre la caída –o más bien estabilización– de las monedas virtuales, caso de Bitcoin o Ethereum las dos monedas más conocidas.

El valor de la monedas virtuales da un respiro al medio ambiente

Un aspecto positivo de este cambio de tendencia es que se ha reducido el impacto energético que tienen los centros de minado, que consumen ingentes cantidades de energía y que siempre están buscando aquellas regiones donde la energía es más barata. 

Las empresas de minado dedican el 80% de las ganancias a pagar la 'factura de la luz'

El minado de bitcoines hace un uso muy intensivo de los recursos energéticos, lo que genera un impacto medioambiental importante. Además la verificación de transferencias en monedas como los bitcoin es especialmente lenta en comparación con Ethereum, lo que la convierte en una moneda virtual especialmente  contaminante.

Según un informe de Credit Suisse publicado el pasado enero decía que las empresas de minado tenían que dedicar el 80% de las ganancias para pagar la factura de la luz. Más consumo genera mayores ganancias si el valor de los bitcoines está alto, pero eso es negativo para el medio ambiente.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad