En días de calor hay que evitar exponer el móvil directamente al sol. Fotografía: Bruno Gomiero, Unsplash
stop

Si el teléfono se calienta más de lo normal es recomendable apagarlo y dejarlo en un lugar fresco y a la sombra

Madrid, 24 de julio de 2018 (18:43 CET)

La ola de calor que afecta actualmente a varios países europeos también está causando problemas a algunos ‘gadgets’ y especialmente en los teléfonos móviles, sobre todo cuando se utilizan videojuegos o aplicaciones que hacen un uso intensivo del procesador, de los gráficos o del GPS.

Tanto es así que numerosas personas están experimentando en estas fechas cuelgues y una ralentización en el funcionamiento de los móviles incluso después de apenas diez o quince minutos de exposición al sol, según se puede leer en Twitter.

La mayoría de los móviles están diseñados para funcionar con normalidad entre los 0 y los 35°

Según el diario Metro "el problema es lo suficientemente notable como para llamar la atención de Pokemon Go Hub, que informó de que "varios jugadores han avisado de casos de sobrecalentamiento de sus teléfonos".

Dependiendo del grado de sobrecalentamiento en esas circunstancias los teléfonos móviles suelen mostrar un mensaje de aviso; algunos —dependiendo del modelo de móvil— seguirá funcionado aunque a menor velocidad y con el brillo de la pantalla muy débil. En otros casos el teléfono puede simplemente quedarse colgado o apagarse y mostrar un aviso en la pantalla.

temperature cool down

Qué hacer si el móvil se calenta más de lo normal

Cuando esto sucede es preferible dejar el móvil apagado en cualquier caso en un lugar lo más fresco posible y a la sombra.  La recomendación es apagar el teléfono si se empieza a calentar más de lo normal. Tampoco conviene ponerlo a cargar si está muy caliente, ni utilizar aplicaciones que hagan un uso intenso del procesador como sucede con videojuegos como Pokémon Go o Fortnite.

Según Apple los dispositivos iOS están diseñados para funcionar en entornos con temperaturas entre los 0 y los 35 °C, por lo que las temperaturas inferiores o superiores "pueden provocar cambios en el comportamiento del dispositivo para regular su temperatura". Apple recomienda no dejar ningún dispositivo en el coche en los días calurosos —la temperatura en el interior de un coche aparcado al sol puede exceder holgadamente estos límites y llegar a los 70°— y no exponerlo a la luz solar directa durante periodos de tiempo largos. Esto es aplicable a la mayoría de los móviles, de cualquier fabricante.

La batería puede verse afectada por el calor —como con el frío— y perder parte de su capacidad

Entre esos cambios en el comportamiento se incluyen la pérdida parcial o total de la cobertura debido a que las antenas del móvil se ponen en "un estado de bajo consumo". La pantalla también puede atenuarse o apagarse. En caso de sobrecalentamiento puede aparecer le mensaje "El iPhone necesita enfriarse."

La batería también puede verse afectada por el calor y perder parte de su capacidad de carga, lo que exigirá cargarlo con mayor frecuencia. Sin embargo, si el teléfono está caliente, el teléfono puede ralentizar la carga, calentarse todavía más o interrumpir automáticamente la carga aunque esté enchufado, como medida de protección y seguridad. "En casos extremos existe el riesgo real de que un móvil se incendie si se deja expuesto a la luz del sol u otro lugar donde se caliente en exceso", dicen en Metro.

Aunque la mayoría de los móviles cumples diversos estándares y normativas de seguridad, caso de la norma EN 60950-1 en Europa, conviene tomar seguir las recomendaciones si se detecta que el móvil está más caliente de lo normal, especialmente teniendo en cuenta que la ola de calor se intensificará el jueves y el viernes, según Accuweather.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad