Fotografía: Vivo
stop

Vivo muestra en el Mobile World Congress de Shanghái su tecnología Super Flash Charge que carga el 50% de la batería del móvil en 5 minutos (y el 100% en 13

Madrid, 27 de junio de 2019 (09:56 CET)

El fabricante Vivo (del grupo chino BBK Electronics, igual que los móviles Oppo, Realme y One Plus​) ha anunciado durante la celebración del Mobile World Congress 2019 de Shanghái su tecnología Super Flashcharge, que reduce significativamente el tiempo de carga de las baterías de los móviles.

Según Vivo, el Super Flash Charge 120W es el primer cargador para móviles que ofrece una carga de 120 vatios de potencia, 20 voltios a 6 amperios. La carga se realiza mediante el puerto USB-C habitual en los móviles actuales.

"Según los datos obtenidos en pruebas de laboratorio —dicen desde Vivo— el Super Flash Charge 120W tarda sólo 5 minutos en cargar una batería de 4.000 mAh desde 0 al 50% de su capacidad, y puede cargar completamente el smartphone en sólo 13 minutos."

El pero es que Vivo habla de "pruebas en laboratorio", y no menciona cuándo estará disponible comercialmente el Super Flash Charge 120W, y probablemente no será inmediatamente: la carga ultrarrápida incrementa los riesgos de sobrecarga y sobrecalentamiento de la batería, además acortar su viuda útil.

Las baterías, el talón de Aquiles de los móviles

Hasta ahora han sido otras marcas de la misma matriz las que han ofrecido cargadores de alta velocidad, aunque ninguno de ello se compara en velocidad con lo anunciado ahora por Vivo.

Por ejemplo, el One Plus 6T McLaren Edition dispone de un cargador de 50 vatios que repone la capacidad de la batería, de 3.700 mAh, en media hora. 

Igual que sucede con los coches eléctricos las baterías son la gran asignatura pendiente de la tecnología. Las capacidades de los nuevos móviles, con pantallas de alta resolución y tamaño, procesadores varias veces más potentes que los ordenadores que llevaron al hombre a la Luna y conectividad de alta velocidad, siguen teniendo su talón de Aquiles en las limitaciones de capacidad para almacenar energía por unidad de volumen.

Sin embargo, e igual que sucede también con los coches eléctricos, la carga rápida ayuda a mitigar esas limitaciones. Reducir el tiempo de carga de las baterías no resuelve el problema de tener una autonomía (en móviles, ordenadores o coches) pero sí contribuye a mejorar la experiencia de uso.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad