El Citroen Z-Cero es uno de los coches eléctricos urbanos más populares. Fotografía: Citroen

Ventajas económicas de los coches eléctricos (aunque sean más caros)

stop

Dependiendo del modelo y del kilometraje recorrido un modelo eléctrico puede resultar más barato que su equivalente de combustible

Smartzings, en colaboración con Citroën

El Citroen Z-Cero es uno de los coches eléctricos urbanos más populares. Fotografía: Citroen

Hemeroteca

Coche eléctrico

Barcelona, 21 de febrero de 2019 (12:30 CET)

Aunque un vehículo 100% eléctrico es sensiblemente más caro que su equivalente con motor de combustión, también el coste de utilizar un coche eléctrico es inferior cuando se compara con un modelo equivalente de combustión, especialmente en lo que al consumo de energía se refiere.

Gracias a la inversión que hacen los fabricantes de coches los motores de combustión actuales son más económicos, más limpios y eficientes y tienen períodos más largos entre revisiones y mantenimiento.

Y aun así un vehículo en su versión eléctrica tiene un coste energético, en “combustible", muy inferior, de en torno a 1,2 euros por cada 100 kilómetros recorridos; especialmente cuando la recarga de las baterías del vehículo eléctrico se realiza en las horas valle, con la electricidad a un precio menor.

A este menor coste del combustible hay que añadir que los vehículos eléctricos tienen alrededor de un 60 por ciento menos de piezas susceptibles de desgastarse o de sufrir averías. Los coches eléctricos no tienen, por ejemplo, caja de cambios.

FOTO TEXTO
Las diferentecias de costes aplicadas al total de la vida útil del vehículo diluyen el coste de adquisición de un coche eléctrico

Además, dependiendo de la ciudad o comunidad autónoma, gozan de diferentes descuentos en los impuestos, tanto en los que se aplican en la adquisición como en los impuestos municipales de circulación.

Dependiendo del modelo y del kilometraje recorrido un modelo eléctrico puede resultar más barato que su equivalente de combustible

Otros costes a considerar tiene que ver con el aparcamiento: en la mayoría de las ciudades los coches catalogados como de emisiones cero pueden circular sin restricciones, y aparcar gratuitamente en zonas céntricas y de estacionamiento regulado.

Estas diferencias de costes (especialmente en lo que se refiere al consumo) aplicadas al total de la vida útil del vehículo diluye el coste de adquisición de un coche eléctrico y equipara su coste total con el de un vehículo equivalente con motor de combustión. Incluso dependiendo del modelo y kilometraje recorrido puede suponer que el modelo eléctrico resulte s barato.