De Telefónica a Facebook o Google: estas son las empresas que empujan a aceptar las cookies en internet

La organización austriaca Noyb inicia una campaña para que empresas como Facebook, Google, Telefónica o Mapfre incluyan de forma clara la opción de rechazar las cookies

Abres una página web y lo primero que te encuentras es un enorme cuadro de diálogo con un parrafazo legal que dice algo sobre las cookies. Abajo hay un único botón. Aceptar.

Noyb, la organización austriaca de activistas en defensa de la privacidad, ha anunciado este lunes una campaña para acabar con este tipo de diseños, que empujan a los usuarios a aceptar las cookies de un sinfín de sitios web gracias a diseños ambiguos. Para ello, preparan más de 500 reclamaciones ante las autoridades de protección de datos de cada país.

En un comunicado publicado en su propia web, noyb, cuyas siglas se corresponden con la expresión None of your business (no es asunto tuyo, en inglés), aclara que “por ley” se debe dar a los usuarios “una clara opción de sí o no” a la hora de aceptar las cookies al navegar por internet. Las cookies son los pequeños archivos que se descargan en tu navegador y que permiten a los responsables de esos sitios web conocer más sobre ti, sobre tu dispositivo y sobre tus hábitos, normalmente con hábitos comerciales.

Desde que en 2018 entró en vigor el Reglamento de Protección de Datos (RGPD) europeo, todas las páginas web accesibles desde el Viejo Continente deben contar con avisos, disclaimer y, en definitiva, párrafos en los que recuerdan al usuario que el portal en cuestión tiene una política de cookies que puede aceptar, rechazar o configurar.

Un móvil con varias aplicaciones, como Facebook o Signal, abiertas / EFE

El problema es que normalmente los usuarios se ven obligados a aceptar estas cookies porque la opción de cancelar dichas políticas o de reconfigurarlas está más escondida, mientras que el botón “aceptar” suele aparecer en grande y resaltado.

Frustración al navegar por internet

En su comunicado noyb lamenta que muchos internautas culpen al propio RGPD de que navegar por internet se haya convertido en una experiencia “frustrante” al tener que aceptar tantísimos cuadros de diálogo. La organización recuerda que “lo que ocurre en realidad” es que “las empresas hacen un mal uso del diseño de estos avisos, violando la ley”. “El RGPD exige que se proporcione una simple opción entre “sí” y “no”, pero son las empresas las que tienen el poder sobre la narrativa y el diseño al aplicar el Reglamento”.

“Toda una industria de consultores y diseñadores han desarrollado infames laberintos de clicks para garantizar índices de consentimiento que son irreales”, critica Max Schrems, presidente de noyb. “Frustrar a la gente para que haga click en el “sí” es una clara violación de los principios del RGPD. Según el Reglamento, las empresas deben facilitar a los usuarios su capacidad de elección y diseñar los sistemas de forma honesta”.

“Las empresas han admitido abiertamente que solo el 3% de todos los usuarios quieren aceptar realmente las cookies, pero más del 90% son empujados a hacer click en el botón Aceptar

De hecho, el propio Schrems mantiene que “las empresas han admitido abiertamente que solo el 3% de todos los usuarios quieren aceptar realmente las cookies, pero más del 90% son empujados a hacer click en el botón Aceptar”.

noyb es la pesadilla en Europa de grandes tecnológicas como Google o Apple además de Facebook Pero no se quedan ahí.

Un software para denunciarlas a todas

Para automatizar procesos y agilizar la campaña, noyb ha diseñado un software que analizará “hasta 10.000 de las páginas web más visitadas de Europa” para que cumplan la ley “a lo largo de un año”. “Si el proyecto tiene éxito, los usuarios tendrán a su disposición opciones claras y sencillas de “sí o no” en los próximos meses”.

El sistema accede a las páginas web e identifica automáticamente cómo son los cuadros con los que se solicita al usuario que acepte las políticas de cookiesEl equipo jurídico de noyb revisará cada caso. Las empresas titulares de las páginas recibirán de forma automática una reclamación informal por correo “e incluso obtendrán una guía” (esta que puedes consultar aquí) para acometer las reformas pertinentes.

Si no lo hacen en un mes, noyb emprenderá la reclamación formal ante las autoridades de control competentes. En el caso de España, se trata de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

“Queremos garantizar el cumplimiento de la normativa, idealmente sin tener que presentar ninguna reclamación. Sin embargo, de continuar las empresas violando la ley, estamos dispuestos a hacer que se cumplan los derechos de los usuarios“, incide Schrems. noyb profundiza: de las primeras 500 páginas sobre las que se ha utilizado el software, el 81% ni siquiera ofrecía la opción de “rechazar”.

“Los usuarios son obligados a bucear en los submenús para encontrar la opción de “rechazar” oculta. Otro 73% utilizaba colores y contrastes engañosos para empujar a los usuarios a hacer clic en la opción de “aceptar”. Un total del 90% no ofrecía una forma sencilla de retirar el consentimiento otorgado”, continúa.

57 empresas españolas señaladas

La muestra inicial contempla 560 páginas web de 33 países diferentes. Según avanza el diario El País, entre las compañías españolas sobre las que noyb emprenderá acciones se encuentran Mapfre, Telefónica o Gallina Blanca. La organización destaca que entre las firmas se encuentran también grandes multinacionales tecnológicas como Google o Twitter, o páginas locales.

Ya en una acción anterior de noyb se señalaron al menos a cinco compañías españolaspor seguir transfiriendo datos de sus usuarios a EEUU mediante el uso de herramientas como Google Analytics.

“A lo largo del año 2021, noyb tiene previsto continuar con el proyecto y presentar hasta 10.000 reclamaciones. Esta solución es gratuita para las empresas, ya que noyb financia este proyecto a través de las donaciones de sus cerca de 4.000 miembros colaboradores”, abunda.

“Nos hemos centrado en las páginas web más populares de Europa. Calculamos que con este proyecto podemos alcanzar fácilmente las 10.000 reclamaciones. Como nuestra financiación proviene de donaciones, proporcionamos a las empresas una opción de resolución sencilla y gratuita, al contrario que los bufetes de abogados. Esperamos que la mayoría de las reclamaciones se resuelvan rápidamente y que pronto podamos ver cada vez más avisos honestos”, apostilla Schrems.

Noticia original: Business Insider

Autor: Alberto R. Aguiar