Elon Musk presiona a sus empleados para mejorar las entregas ante la crisis de los chips

Elon Musk ha escrito un correo electrónico a los trabajadores de Tesla para pedirles que trabajen "súper duro" para mejorar el dato de entregas del primer trimestre

Elon Musk, fundador de Tesla. Foto: Daniel Oberhaus/CC by 2.0

Elon Musk, fundador de Tesla. Foto: Daniel Oberhaus/CC by 2.0

La crisis mundial provocada por la escasez de semiconductores está afectando gravemente al conjunto de la industria automovilística, y Tesla no es una excepción. La falta de chips está provocando dificultades “insanas” para la empresa californiana, en palabras de su fundador Elon Musk, que está pidiendo a sus trabajadores un último esfuerzo para mejorar sus cifras del tercer trimestre.

El multimillonario estadounidense de origen sudafricano ha pedido a sus empleados en un correo electrónico que trabajen “súper duro” para “asegurar un número de entregas digno” en el tercer trimestre que finalizará el próximo mes de septiembre, según el mensaje interno al que ha tenido acceso la agencia Reuters.

“La oleada de entregas de este final de trimestre es inusualmente alta esta vez, ya que hemos sufrido (como toda la industria), una escasez de piezas extremadamente severa al inicio del periodo“, explica Musk en ese correo a sus trabajadores enviado el miércoles.

Tesla tiene “un montón” de vehículos a los que faltan piezas en un periodo que es “el mayor de la historia” de la compañía en cuanto a encargos a entregar, desvela Musk en este correo electrónico a sus empleados, una vía que el fundador utiliza habitualmente para urgir a sus trabajadores antes de los cierres de cuentas trimestrales.

Elon Musk.

La compañía californiana viene de protagonizar en el segundo trimestre de este año un récord de entrega de vehículos, al entregar más de  206.421 coches superando los 180.338 del inicio de año.

Fruto de ese volumen de entregas récord, Tesla obtuvo un beneficio neto de 1.142 millones de dólares (unos 968 millones de euros), récord en su historia y fruto de unos ingresos de casi 12.000 millones de dólares, que duplicaron los datos del mismo trimestre de 2020, marcado por la pandemia.

Subidas de precios y nuevas baterías para combatir la crisis de chips

Entre las medidas que Tesla ha puesto en marcha para sortear la escasez global de semiconductores están un nuevo diseño de baterías de litio-ferrofosfato o batería LFP utilizadas en el Model 3 y el Model Y ya en China y que está ofreciendo a sus usuarios estadounidenses a través de mensajes de correo electrónico a los que ha tenido acceso Reuters.

Por otra parte, la compañía californiana de vehículos eléctricos también ha tenido que aumentar precios de algunos vehículos, una medida que el propio Musk explicó que se debe a la crisis global de la cadena de suministro.

Tesla está en conversaciones con varias compañías fabricantes de chips en Taiwán, Corea del Sur y Estados Unidos para pagar por adelantado por los semiconductores, así como ha llegado a barajar poner en marcha o comprar su propia fábrica, según el Financial Times, aunque esta última medida parece complicada, dada la elevada inversión que requeriría. 

Noticia original: Business Insider

Autor: Miguel Ángel Moreno