Zuckerberg crea con el metaverso una peor versión del mundo en el que vivimos

El interés por el metaverso y sus derivadas —NFT, tecnología blockchain, criptomonedas y otros— han despegado y supondrán una versión peor de la realidad que ya tenemos

Zuckerberg crea con el metaverso una peor versión del mundo en el que vivimos.El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, en una imagen de archivo

A finales de octubre, el cofundador de Facebook y CEO de la compañía, Mark Zuckerberg, hacía un gran anuncio: a partir de ahora se pasarían a llamar Meta.

La empresa matriz seguiría contando con el mismo porfolio de marcas que tenía antes: Facebook, WhatsApp, Instagram y Oculus, pero con una nueva intención: “Ayudar a hacer realidad el metaverso“, defendió entonces.

Zuckerberg constató un hecho: cree tanto en el concepto de “metaverso” que ha sido capaz de apostar su multinacional entera por él.

Este movimiento ha tenido grandes repercusiones. En los últimos meses, el interés por el metaverso y sus derivadas —NFT, tecnología blockchain, criptomonedas y otros conceptos de la ahora conocida como web3— han despegado.

Primero fueron los analistas. El metaverso tiene “un potencial disruptivo para casi todo en la vida humana”, advirtieron en diciembre los especialistas de Jefferies, liderados por el especialista en inversiones Simon Powell. Bloomberg avanzó que supone una oportunidad de mercado de 800.000 dólares (algo más de 705.000 millones de euros).

El metaverso tiene “un potencial disruptivo para casi todo en la vida humana”

Luego fueron las grandes cotizadas de la industria de los videojuegos. Grandes compañías, como las editoras de Assassin’s Creed, Ubisoft, o los creadores de Final Fantasy, Square Enix, han anunciado iniciativas relacionadas con la web3. La primera introdujo NFT y métodos de pago basados en criptomonedas, mientras que la segunda declaró que 2021 fue “el año del metaverso” y avanzó una fuerte apuesta por este sector emergente en 2022.

Todas seguían el liderazgo de Zuckerberg. El CEO de Facebook ha reivindicado en varias ocasiones que el metaverso será el sucesor del actual internet móvil, y quiere asegurarse que su compañía, ahora Meta, será un actor clave en lo que tenga que llegar.

En la presentación del cambio de marca, Zuckerberg también enseñó cómo podría ser el futuro metaverso y cómo podría funcionar.

El metaverso de Silicon Valley absorberá la realidad en el mundo virtual y excluirá a los no conectados./ EFE

En el vídeo se veía un mundo en el que varias personas entraban y salían de espacios virtuales en tres dimensiones, como los que se han visto en franquicias como Matrix Ready Player One.

Uno de esos espacios digitales había sido desarrollado por un creador que habían conocido en Los Ángeles, explicaba uno de esos avatares flotantes a Zuckerberg.

En un punto de la conversación, el avatar de Zuckerberg abre una videollamada en 2D para conectarse con una amiga con la que supuestamente había quedado. Ella está en el mundo real y no puede conectarse, pero quería enseñar una pieza de arte en realidad aumentada que acababa de ver en la vida real.

Algo, a decir verdad, que podía haber ocurrido en Zoom, FaceTime o en cualquier otra tecnología que ya se usa.

Algunos avatares parecían realistas y representaban a las personas que encarnaban, mientras que otros resultaban ser absolutas abstracciones (como el enorme robot visto en la imagen anterior). Más que participar en un juego, todos están simplemente echando el rato en una sala de chats en tres dimensiones. Algo más parecido a Second Life que a Fortnite.

Los casos de realidad virtual, esenciales para el metaverso

No quedó claro cómo la gente de la demostración se conectaba al espacio ni cómo podían interactuar, pero parece que eran esenciales los cascos de realidad virtual (RV), ya que son un componente clave de la visión de metaverso que defiende Zuckerberg y también una oportunidad de negocio para la exitosa línea de Oculus Quest que ya posee Meta.

Por un lado, su visión del metaverso expone un futuro que recicla varios conceptos que ya existían, como el de los mundos compartidos o los avatares digitales, y los combina con una retahíla de nuevas tendencias, como el concepto de propiedad de arte digital de los NFT o las propinas digitales para creadores.

Por el otro lado, su visión coge nuestra realidad, la realidad en la que ya puedes quedar tanto en chats en 2D o en 3D con amigos estén o no usando cascos de RV, y añade más posibilidades de monetización y publicidad.

Alguien va a encargarse de vender el hardware para acceder a este futuro, y alguien va a crear el software que lo popularice. Zuckerberg está dejando claro que quiere que Meta lidere ambos frentes.

No resulta ninguna sorpresa, por lo tanto, que haya estallado la fiebre del oro en la industria tecnológica. La presentación de Meta y la seguridad de Zuckerberg por el éxito del metaverso ha convencido a todo el sector.

Noticia original: Business Insider

Autor: Ben Gilbert