La cerámica insta a Sánchez a conceder las ayudas permitidas por Bruselas

La patronal de la cerámica detalla que la Comisión Europea ha prorrogado el marco temporal de las ayudas hasta diciembre de 2023 y ha ampliado a 150 millones la subvención a cada empresa

Vicente Nomdedeu, presidente de ASCER.

La Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER) reclama al Gobierno de España que extienda las ayudas a la industria de la cerámica hasta los nuevos límites que acaba de aprobar la Comisión Europea para competir con la cerámica italiana.

“Vemos como la Comisión Europea ha entendido que es prioritario y necesario que los estados miembros apoyen con más ambición a sus industrias, ampliando el marco temporal y reduciendo las premisas exigidas, mientras que nuestro gobierno sigue sin aportar nuevas líneas de ayudas”, critica el secretario general de ASCER, Alberto Echavarría en un comunicado este miércoles.

Hasta 150 millones durante todo 2023

En concreto, la patronal de la cerámica detalla que la Comisión Europea ha prorrogado el marco temporal hasta diciembre de 2023 de las ayudas estatales destinadas a respaldar la economía tras la agresión contra Ucrania por parte de Rusia y ha ampliado la cuantía que puede aprobar cada estado miembro hasta los 150 millones de euros por empresa, respecto a los 50 actuales. También ha modificado las premisas que deben cumplir las empresas para ser beneficiarias de estas ayudas extraordinarias, de modo que más industrias puedan beneficiarse. 

Las ayudas podrán concederse en forma de subvención directa, ventajas fiscales y de pago, u otras formas, como anticipos reembolsables, garantías, préstamos y capital. 

Competir con la cerámica italiana

Según ASCER, la industria italiana, principal competidora europea del azulejo español, ya recibe ayudas más ambiciosas y decididas de su gobierno, bonificando hasta el 40% de la diferencia del precio del gas de sus facturas respecto a 2019, lo que «les está dotando de una notable ventaja competitiva respecto al azulejo español».

Alemania también ha anunciado esta semana nuevas medidas para reducir el coste del gas para las grandes empresas industriales, subvencionando el precio de la energía tanto a la generación de calor en la producción, como para el uso del gas como materia prima para la producción de bienes químicos y no químicos. 

«La falta de ayudas por parte del Gobierno de España a la industria está poniendo en riesgo la competitividad frente a otras industrias comunitarias y está generando una situación de distorsión del mercado», critica la patronal, que asegura que España ha limitado su ayuda a la industria en varios paquetes que suman alrededor de 1.000 millones de euros.