Los proveedores piden abrir el debate: el coche descarbonizado no solo es eléctrico

Los clusters de Valencia, Cataluña, Aragón y Navarra sugieren que el objetivo de cero emisiones se pueda apoyar en el hidrógeno y los combustibles sintéticos

Cluster

Mesa redonda del Smart Mobility Valencia con los clusters de la automoción de Aragón, Cataluña, Valencia y Navarra

Los proveedores de la industria auxiliar del automóvil de la Comunidad Valenciana, Cataluña, Aragón y Navarra abrieron en el Smart Mobility Valencia el debate sobre la transición ecológica de los coches. Desde la defensa del coche eléctrico sugieren evolucionar hacia el concepto del coche descarbonizado, es decir, incluyendo el hidrógeno y los combustibles sintéticos. El cumplimiento de la normativa de cero emisiones no fue discutido pero sí se reflexionó sobre cómo cumplirla. 

En el marco de la segunda edición del Smart Mobility Valencia, evento organizado por el clúster valenciano de la automoción (AVIA), se analizaron las tendencias y perspectivas de futuro, donde Daniel Romeral, gerente del CAAR, clúster de automoción de Aragón, abrió el melón. “No hay que hablar del coche eléctrico sino del descarbonizado”.

El concepto busca relativizar la “apuesta radical por el coche eléctrico” tras reflexionar sobre la “disponibilidad de la energía eléctrica”. El gerente del clúster de Aragón recordó como el estado de California ha recomendado no recargar el coche eléctrico en las horas de mayor consumo energético. “Hay que contemplar alternativas como el biogás o el biometanol porque, además, favorecen la economía circular”, apuntó Romeral, que recordó que se han invertido “miles de millones en biocombustibles”.

La descarbonización de la automoción requiere actuaciones en el coche, la fábrica y los proveedores

Josep Nadal, manager del Cluster de la Industria de la Automoción de Cataluña (CIAC), apuntó que las factorías de la automoción tiene que descarbonizarse. Nadal recuerda que el mandato de la UE es la descarbonización de la industria de la automoción y eso implica el coche, la fábrica y los proveedores. “Un conjunto descarbonizado está formado por partes descarbonizadas”, explicó.

Con esta idea, se demuestra que el coche eléctrico no es el todo en la descarbonización sino una parte que de manera general en el sector se da por segura y con papel prioritario pero que desde el análisis sereno se reconoce que no es la solución única.

Desde el cluster catalán también se huyó de las posturas extremistas sobre la propiedad de los vehículos. «Se puede defender el vehículo privado en algunos aspectos y el público en otros«, apuntó Nadal.

Desde la asociación cluster de la automoción en Navarra (ACAN), su gerente Javier Belarra, reafirmó la postura de los clusteres de otras regiones y abogó por «abrir el debate» con una advertencia muy clara: «Esto es muy caro». 

Elena Lluch, gerente del cluster valenciano AVIA, se completó el debate con la siguiente idea: “El vehículo sostenible no sólo será eléctrico. Todos tendrán su nicho y habrá espacio para los biocombustibles y el hidrógeno”.

Fuera de la mesa sobre la diversificación del automóvil, también hubo otros ponentes que abogaron por reflexionar sobre la complejidad energética en la que se encuentra el sector de la automoción. Ildefonso Boto, Southern Cluster General Manager en BP apuntó que “no puede haber una solución única” para la carga de los vehículos.

El objetivo: reducir el peso del vehículo

Ya sea por el peso que tienen los coches eléctricos por las baterías o por la siempre deseada mejora de la eficiencia, una de las preocupaciones prioritarias de los profesionales de la automoción presentes en el Smart Mobility Valencia fue la reducción del peso.

Jaume Albareda, partner relationshp manager 3D Printing en HP, apuntó que el coche eléctrico ha cambiado el paradigma de cómo se fabrican los vehículos por la necesidad de que sean más ligero. En este sentido, en una breve, directa y concisa conferencia de cinco minutos expuso la idea de cambiar las barreras actuales que tiene la producción de piezas nuevas y cómo solucionarlo con imprensión en 3D.

Su propuesta es olvidar los moldes, tener los diseños en la nube e imprimir las piezas con un ‘go to market’ más rápido. Seat, Volkswagen y Lamborghini ya “fabrican piezas en 3D sin que haya stock de piezas”.

larraz