Ford vive en el pasado: el Focus combustión de 2008 es líder de ventas

Adevinta Motor explica en Feria Valencia que el cliente quiere desprenderse de su vehículo viejo de combustión pero el 88% se quiere gastar menos de 30.000 euros en un eléctrico y el precio medio del vehículo eléctrico de ocasión es de 38.600 euros

ALMUSSAFES (VALENCIA),4-2-2008.- Aspecto de la cadena de montaje de la factoria de Ford en Almussafes, donde se preparan más unidades de la nueva versión del ‘Focus’ con bajas emisiones de CO2 .EFE/ Juan Carlos Cárdenas/aa

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

En 2008, la factoría de Ford Almussafes vivía una revolución. Fabricaba el modelo estrella: el Focus. Había dejado atrás el Ka y el Mazda2 mientras estaba a la espera de la llegada de la nueva versión del Fiesta. Era la época del argentino Antonio Adés como director de la factoría. Luego llegó el valenciano Dionisio Campos, que ahora va a dar el paso a Daniel Ruiz. Después llegarían los coches de moda: los monovolúmenes como el C-Max a los que luego le seguiría el S-Max y el Galaxy. Nada queda de eso. Lo importante es que se tenía el superventas. El Focus se ensamblaba en Almussafes.

Han pasado 15 años y Marcel Blanes, responsable de relaciones institucionales de Adevinta Motor (coches.net, motos.net), estuvo ayer en la feria del automóvil de Feria Valencia para ofrecer un deja vú a los valencianos. «El líder de ventas es el Ford Focus», dijo ante el asombro de los presentes. El nuevo Focus da sus últimos coletazos en Saarlouis, la fábrica alemana que se cerrará porque Almussafes había sido la elegida para los nuevos coches eléctricos que siguen sin llegar.

Mientras la estrategia comercial a futuro de Ford está llena de incertidumbres, el mercado se mantiene impasible a las tendencias comprando Ford Focus de combustión. En su mayoría diésel, esa tecnología demonizada llamada a ser cambiada por las baterías. Desde Adevinta Motor matizan que no se vende el Focus que se ensambla ahora en Saarlouis. El líder de ventas es que el que se hacía en Almussafes hace 15 años.

Ante la falta de datos sobre qué modelos fabricará en la planta valenciana, cuándo empezará la producción y qué inversión va a desembolsar Ford, las certezas están en lo que el consumidor está comprando. Los datos Adevinta dicen que lo habitual en Valencia es gastarse 20.200 euros en un coche de ocasión. La cifra es ligeramente inferior a la media nacional, que se sitúa en 20.695 euros.

«En los últimos cuatro meses se ha regularizado la venta de vehículos nuevos de renting y de rent a car y por eso ha entrado mucho vehículo joven, de menos de tres años, en el mercado de ocasión», explica Marcel Blanes.

Pese a esto, el modelo que más se busca por internet es el Volkswagen Golf, seguido del Seat León, el BMW Serie 3 y el Seat Ibiza. Estos son los deseos porque al final, lo que se compra es, en primer lugar, el Ford Focus con 15 años de media de antigüedad.

Al final, lo que más se compra es vehículo diésel de más de 10 antigüedad. Esto ocurre mientras el futuro del coche se proyecta eléctrico. Adevinta habla del problema de la autonomía de los coches eléctricos y de la falta de puntos de repostajes como motivos del freno en la implantación del coche eléctrico aunque sus datos son contundentes a la hora determinar que el problema es, fundamentalmente, de precio.

Cuando se le pregunta al cliente cuánto pagaría por un vehículo eléctrico de combustión, el 54% dice que su tope está en los 20.000 euros mientras que el 34% sitúa su presupuesto entre los 20.000 y los 30.000 euros. Por tanto, el 88% quiere gastar hasta 30.000 euros para comprar un coche eléctrico de ocasión. La realidad es que el precio medio del vehículo eléctrico de ocasión se sitúa en los 38.000 euros.

Las ferias del automóvil son un indicador de tendencias y las que se celebran en Feria Valencia son un claro ejemplo al respecto. Según ha podido comprobar Economía Digital, Tesla, con un espacio mucho más modesto que las marcas tradicionales, tiene alto flujo de curiosos queriéndo sentarse en sus coches. Despierta interés BYD, que también tiene importante número de visitas. Muy por encima de estas marcas está MG, que el año pasado estaba en un espacio de poca visibilidad y ha pasado a tener un stand muy visible y con comerciales con público en cola para ver el MG ZS de 14.900 euros de gasolina (por que sus modelos eléctricos pasan desapercibidos).

Mientras tanto, Ford sigue levantando pasiones con el Mustang incluso con sus muy americanos Raptor y Bronco, dos modelos enormes que llaman poderosamente la atención. Así es el escaparate de la marca americana aunque los clientes de Ford acaban pasando por la muy cuidada exposición que tiene este año en Feria Valencia en busca de otras referencias. Dejan los pabellones 1 y 2 de coche nuevo y se van a los de vehículos de ocasión donde amontonados están los coches como si de un zoco árabe se tratara. Buscan del mejor precio para aquel Ford Focus diésel que se ensablaba cuando aún no teníamos muy claro que banco era Lehman Brothers ni la crisis que nos iba a caer encima.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Deja una respuesta