Las plantas europeas de Ford entran en conflicto por la adjudicación del Mustang

Los sindicatos lamentan la guerra de ofertas entre la fábrica de Almussafes y la de Saarlouis tras las información de Economía Digital de que Valencia produciría el modelo

Ford Mustang Mach e eléctrico. Imagen: Ford

Ford Mustang Mach e eléctrico. Imagen: Ford

Las fábricas europeas de Ford viven inmersas en una suerte de juegos del hambre. La planta de Almussafes (Valencia) y la de Saarlouis (Alemania) se disputan dos modelos que garantizarían su supervivencia más allá de 2025, cuando termina la vida útil de los coches que producen ahora. La asignación del Ford Mustang es el último punto de conflicto dentro de una plantilla en la que los nervios están a flor de piel.

Economía Digital avanzó que el centro valenciano ensamblará el Ford Mustang eléctrico en 2026; un modelo con el que salvará 3.000 empleos y del que producirá hasta 100.000 unidades anuales. El temor se centra en 2024 y 2025, cuando el vehículo todavía no habrá llegado a España y la carga de trabajo será muy inferior.

La noticia ha despertado tensiones entre los sindicatos alemanes, que temen por su futuro. En un comunicado, el Ford Action Committee critica el papel que está jugando IG Metal, el principal sindicato del país, a la hora de negociar. La organización lamenta que la gran asociación sindical no explique toda la información que tiene sobre el procedimiento de asignación de vehículos.

Además, la institución lamenta que IG Metal se limite a calificar la exclusiva de Economía Digital de fake news, un punto de vista que no comparte tras haberse puesto en contacto con sus homólogos en España.

Por ello, el Ford Action Committee insta a IG Metal a abandonar esta guerra de ofertas en la que están inmersas las dos fábricas y luchar por salvar «todos los empleos de Ford», ya sean en Almussafes o en Saarlouis. Sin embargo, en Valencia asumen que aunque sean los agraciados el proceso será doloroso. Algunos empresarios calculan un 30% de reducción de plantilla en la fábrica y otros elevan su previsión al 50%. Además, se prevén graves problemas en las empresas proveedoras que son muy dependientes de Ford.

Ford tiene un pacto con los trabajadores

Para captar los dos vehículos, los sindicatos de Almussafes y Saarlouis y empresa alcanzaron un acuerdo de competitividad el contenido del cuál no se ha hecho público. El pacto alcanzado entre UGT, sindicato mayoritario en Ford Almussafes, y la dirección de Ford Europa es un plan a cinco años, basado en salarios y flexibilidad y condicionado a que se asigne a Almussafes la plataforma eléctrica de los futuros vehículos. Las medidas de flexibilidad pactadas entrarían en vigor a partir de 2025, y estarán condicionadas a la adjudicación y demanda de esos nuevos coches.

Leer más: Ford Almussafes desvincula los salarios de la inflación para optar a los dos coches eléctricos que salvarían la fábrica

Para UGT, es un acuerdo equilibrado en el contexto actual de Ford en Europa, y debe posibilitar el futuro de la fábrica para los próximos 15 años, por lo que ha pedido el apoyo de los trabajadores para mostrar «una imagen de solidez y estabilidad de la planta».

Para los sindicatos STM-IV, CCOO y CGT, sin embargo, esta propuesta supone la congelación de los salarios de los trabajadores durante los próximos 4 años, el aumento de la jornada laboral y la obligatoriedad de trabajar hasta 18 sábados a cambio de poder optar a la fabricación de nuevos modelos.

Avatar