Lear activa los despidos con el fin de producción de la Ford Transit Connect para Estados Unidos

Los proveedores de Ford pierden 35.000 vehículos al año de producción con el fin de furgoneta exportada a América y afrontan un 2024 en el que se incrementarán los recortes

Trabajador de Ford Almussafes.

Trabajador de Ford Almussafes.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Ford Almussafes finaliza hoy la producción de la Transit Connect con destino Estados Unidos. El fin de este modelo supone la activación de los planes de despidos en los proveedores. Cuando los últimos asientos con destino a América salgan de la fábrica de Lear, se iniciará el plan de despidos que llevará a 40 empleados al paro.

La incertidumbre que tiene la planta valenciana y su parque de proveedores se mantiene. La falta de renovación con nuevos proyectos de producción hace que envejezcan los modelos con mayor antigüedad hasta el punto de que se convierte insostenible, especialmente entre las grandes multinacionales, mantener abiertos los centros de producción.

La pérdida de la producción de la Transit Connect para América supone una reducción del entorno de 35.000 coches menos fabricados en Almussafes. La producción de la furgoneta en 2022 se situó en 73.287 unidades mientras que en 2023 está previsto que acabe con 65.299 Transit Connect. Aproximadamente, la mitad van para América y la mitad para Europa.

Esta pérdida se suma a la del Mondeo, que en 2022 aún se ensamblaron 4.025 unidades. De los monovolúmenes grandes S-Max y Galaxy se montaron 14.664 unidades en 2022, que este año se han limitado a 6.221. En 2024 serán cero. Mientras tanto, el Kuga, que es el único modelo que aguantará todo el año ha pasado 153.584 unidades en 2022 a sólo 148.074 durante este ejercicio. Estos datos son los que tiñen de negro el horizonte de Almussafes hasta que Ford confirme nuevos proyectos.

La situación actual es muy distinta a la que tuvo Lear cuando llegó a Almussafes. Aterrizó en Valencia por la adjudicación de modelos hace ocho años y su salida se produce por el fin de la producción de estos modelos. La ubicación que tiene el fabricante americano en el parque de proveedores hace que sus instalaciones volverán a ser útiles cuando la factoría vuelva a tener nuevos modelos y vuelva a necesitar un proveedor de asientos.

Según la información a la que ha tenido acceso Economía Digital, el fin de Lear contempla, al menos, tres fases. La primera se ejecuta hoy cuando se acabe el turno de producción. 40 empleados serán despedidos aunque seguirán de alta laboral hasta el 31 de diciembre. La semana que viene está en el calendario laboral fijada como vacaciones y será disfrutada por toda la plantilla.

El 2 de enero, a priori, deberían de volver el resto de empleados a trabajar. Fuentes de polígono Juan Carlos I apuntan que no hay prevista producción para ese día aunque la volatilidad a la que ha acostumbrado Ford a los proveedores respecto al número de coches que se fabrica es tan alta que dicho pronóstico aún no se toma como firme.

El plan comunicado a los proveedores hace varios meses situaba el 26 de marzo como último día de producción de la Transit Connect para el mercado europeo. Varias fuentes aseguran que los retrasos acumulados de producción podrían alargar la producción de este modelo durante un periodo adicional que oscilaría entre dos y tres semanas adicionales.

Hasta entonces, los 119 empleados que quedarán el Lear una vez se ejecuten los 40 despidos previstos este año, seguirán trabajando para el suministro de los asientos de la furgoneta.

Una vez acabe el montaje de la Transit Connect, Lear entrará en una tercera fase sobre la que todavía no han trascendido excesivos detalles. «Esperamos que toda la maquinaria se la lleven a otra parte», apuntan fuentes próximas a Lear. El proceso que vivirá Lear es el habitual en las multinacionales que dejan de tener carga de trabajo en uno de sus centros de producción.

Tal y como informó ayer Economía Digital, la principal diferencia entre Lear, que acabará cerrando, y Yanfeng, que mantiene e incrementa su actividad está en la diversificación de clientes. Mientras Lear sólo tiene piezas para la Transit Connect, Yanfeng trabaja tanto para Ford con el Kuga como para Stellantis, con el C4.

Comenta el artículo

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Deja una respuesta

Ahora en portada
Caixabank se pone de lado de los hoteles en su lucha contra AirBNB