UGT advierte sobre el ERTE de Ford Almussafes: “Comienza la cuenta atrás para despejar incógnitas” 

El ERTE afectará a 1.400 personas diarias en la fabricación de vehículos y a 900 personas en la producción de motores

Planta de Ford en Almussafes. Foto EFE: Kai Forsterling

Planta de Ford en Almussafes. Foto EFE: Kai Forsterling

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

La dirección de Ford y el sindicato UGT han llegado a un acuerdo para implementar un nuevo Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en la fábrica de Almussafes, situada en Valencia. Este ERTE afectará a 2.300 trabajadores y busca abordar desafíos significativos en la producción de vehículos.

El nuevo ERTE, sucesor del que está en vigor hasta el 19 de abril, se extenderá desde el 20 de abril hasta el 20 de junio. Durante este período, se espera que 2.300 trabajadores se vean afectados, principalmente debido al cese de la producción de la furgoneta Transit y problemas de abastecimiento de motores, así como a una menor demanda en el mercado norteamericano.

UGT ha expresado que este acuerdo marca el comienzo de un período clave para la fábrica de Almussafes, mientras se esperan nuevas decisiones sobre inversiones para la electrificación de vehículos. La compañía y el sindicato continuarán con reuniones y conversaciones durante estos dos meses para abordar las incertidumbres pendientes.

UGT reitera el compromiso de asignar un nuevo vehículo a la fábrica

El sindicato UGT ha expresado una visión optimista tras el acuerdo de un nuevo ERTE en la fábrica de Almussafes. Este acuerdo, que se extenderá por dos meses, marca un período crucial de espera hasta la fabricación del nuevo vehículo multienergía anunciado por el presidente global de Ford, Jim Farley.

“Desde el día de hoy, podríamos decir que comienza la cuenta atrás para despejar las incógnitas que todavía quedan pendientes. Dos meses, que deben aportarnos cierta tranquilidad en el tránsito que deberemos llevar a cabo hasta que el nuevo vehículo multienergía, anunciado por (el presidente global de la firma) Jim Farley el pasado día 27 de marzo en Dunton a UGT, empiece a fabricarse en Valencia”, ha explicado el sindicato en un comunicado tras suscribir el acuerdo.

Dos trabajadores con un vehículo en la fábrica de Ford en Almussafes. Foto Rober Solsona / Europa Press

Para UGT, este acuerdo ha brindado una sensación de tranquilidad mientras la fábrica atraviesa un período de incertidumbre sobre las inversiones necesarias para la electrificación de vehículos. A pesar de la falta de certezas, el compromiso de la dirección de asignar un nuevo vehículo a Almussafes se ha percibido como un paso positivo para abordar la falta de carga de trabajo en la fábrica y en Ford Europa en general.

Sin embargo, el sindicato ha reconocido que el nuevo vehículo “no lo soluciona todo de un plumazo, ni mucho menos” y subraya la importancia de seguir dialogando con los diversos organismos de Ford durante este período. Además, han planeado llevar a cabo una campaña para los trabajadores afiliados, con el objetivo de mantenerlos informados sobre los desarrollos clave durante estos dos meses.

La fábrica de Almussafes ha enfrentado desafíos en medio de la incertidumbre sobre las inversiones para la producción de vehículos eléctricos. Aunque inicialmente se esperaba que la electrificación asegurara la carga de trabajo, ajustes en la producción han sido necesarios debido a la reducción de ventas.

La compañía ha buscado recursos a través del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (Perte VEC II), con la esperanza de establecer una planta de ensamblaje de baterías en la fábrica de Almussafes.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp