El Gobierno refuerza la seguridad para evitar botellones en la Noche de San Juan

La Delegación del Gobierno ha acordado con el Consell el despliegue de más de 3.000 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil

bravo policia Playas

Gloria Calero y Gabriela Bravo en la reunión con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Foto: Conselleria de Justicia.

La Noche de San Juan siempre se ha caracterizado por las fiestas con hogueras en las playas de la Comunitat Valenciana, en la que miles de jóvenes celebran el comienzo del verano. Sin embargo, el año pasado la Generalitat ya decidió evitar las aglomeraciones que produce esta festividad, y este año será igual.

De hecho, este lunes han anunciado que más de 3.000 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil se desplegarán en el litoral con tal de que no se produzcan botellones y fiestas en las playas durante la noche del 23 de junio.

A estos efectivos se sumarán las policías locales y la Unidad de la Policía Nacional Adscrita a la Comunitat Valenciana. Así lo han explicado la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, y la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, tras la reunión de coordinación del dispositivo de seguridad.

En este encuentro  se ha acordado remitir una circular a los ayuntamientos para recordarles que se deben tomar las medidas adecuadas orientadas al cierre de playas y otros espacios, y pedirles que hagan un llamamiento a la «responsabilidad, precaución y cautela» de la ciudadanía.

En este sentido, la consellera Bravo ha remarcado que «la mayor parte de poblaciones costeras cerrarán sus playas a partir de las 19.00 horas», a excepción de las localidades de Torrevieja, Benissa, Moraira y Xàbia, en la provincia de Alicante.

Bravo: «Los botellones están prohibidos siempre, antes y después de la pandemia»

«Es muy importante que todas las juntas locales de seguridad que se han convocado durante estos días han acordado, de forma generalizada, el cierre de las playas«, ha celebrado, al tiempo que ha destacado que, «de esta forma, se va a evitar que grandes aglomeraciones de personas lleguen a la playa».

La consellera ha indicado que «las reuniones de personas no están prohibidas porque se ha levantado el estado de alarma y no hay medidas que afecten a los derechos fundamentales». No obstante, ha puntualizado que «los botellones están prohibidos siempre, antes y después de la pandemia».

Calero: «Los agentes estarán trabajando para preservar la seguridad de todos, no por otra cosa»

La delegada del Gobierno en la Comunitat ha reconocido que «la gente tiene ganas de salir», pero ha pedido a la ciudadanía que cumpla «las pocas normas que nos quedan ya». «Esperamos que jóvenes y no tan jóvenes sigamos ejerciendo esa responsabilidad para seguir avanzando hacia un verano seguro y tranquilo», ha manifestado.

Finalmente, ha resaltado que los 3.000 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil que se desplegarán este miércoles por las playas de la Comunitat «estarán trabajando para preservar la seguridad de todos, no por otra cosa».