El ocio nocturno amenaza con una acampada para forzar la reapertura

Los bares de noche claman contra la decisión del Consell de aplazar 48 horas más el debate sobre el cambio de licencia para abrir por el día

ocio nocturno

Las empresas del ocio nocturno de la Comunidad de Valencia se han dado de frente con un muro en su primer intento de reabrir sus locales tras la segunda oleada casos de coronavirus. El Consell ha aplazado 48 horas más la decisión sobre el futuro de bares de copas y discotecas. Una decisión que ha despertado todas las alertas en el sector, que prepara nuevas medidas de presión para tratar de alcanzar una solución que garantice su supervivencia.

La patronal propuso al Gobierno valenciano que autorizase la reconversión de todos los locales nocturnos para pudiesen abrir por el día, como los bares convencionales o las cafeterías. Una modificación en la licencia que les permitiría paliar las pérdidas por las duras restricciones de la Covid-19 o el establecimiento de un toque de queda en la comunidad.

La primera reunión de la mesa de trabajo se cerró sin acuerdo y la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública se ha dado un plazo de dos días para responder a la propuesta. Una dilatación que ha frustrado las expectativas del ocio nocturno que encadena ocho meses de pérdidas y se enfrenta al cierre definitivo de sus negocios.

«La reapertura no es negociable, es una línea roja para el sector del ocio nocturno en estos momentos», han lamentado Vicente Pizcuetauna, el portavoz de la Asamblea de la Acampada del Ocio Nocturno, una de las organizaciones que se ha plantado ante las restricciones del coronavirus.

El ocio nocturno rescata la idea de una concentración frente a la Generalitat

La plataforma estudia aplicar medidas de presión como una concentración permanente a las puertas del Palau de la Generalitat para forzar el sí del Gobierno de Ximo Puig. Un plan que ya habían puesto sobre la mesa, pero que habían decidido postergar hasta que se pronunciase la Conselleria de Sanidad.

La plataforma ha acusado al Consell de haber “criminalizado” al sector con unas duras restricciones que no responden a la situación epidemiológica que se ha vivido desde que comenzó la pandemia en el mes de marzo.

«Si el 14 de agosto que se nos cerró había 360.000 contagiados y hoy hay 1.600.000 sin el ocio nocturno, el debate sobre si es el ocio nocturno es o no el responsable evidentemente ya está superado”, ha subrayado Pizcuetauna.

El sector exige además un plan de ayudas directas para paliar las pérdidas de los locales nocturnos que se incluya en los próximos Presupuestos de la Generalitat del 2021 como una “recompensa” por los daños causados en los últimos meses.

El Consell tira balones fuera con el ocio nocturno

La respuesta del Gobierno de la Comunidad Valenciana ha sido muy tímida. La Conselleria de Sanidad no se ha atrevido a posicionarse sobre el cambio de licencia de los establecimientos de ocio nocturno y ha incrementado la incertidumbre entre los empresarios.

La secretaria autonómica de Salud Pública, Isaura Navarro, se ha escudado en los cambios de la pandemia para justificar una decisión que amenaza con despertar un aluvión de críticas. “La diferencia de la situación ahora mismo es que hay toque de queda a las doce de la noche y limitación legal de seis personas, cuando antes había una recomendación de diez 10. Ahora la normativa es más restrictiva», ha enfatizado.