Puig promete más espacios para la vacunación aunque no hay más dosis

La Conselleria de Salud espera que para marzo hayan 300.000 valencianos vacunados

8013078117001w

Estas últimas semanas hemos visto como en Estados Unidos o Israel se ha vacunado de forma masiva a la población. Las imágenes de coches haciendo cola en los parkings de Disneyland para que se administrasen las dosis en los mismos ha llamado la atención de todo el mundo.

En España, de momento, las dosis se proporcionan en centros de salud y residencias. La cifra de dosis administradas en España de 1,8 millones, de estas el 9,2% corresponden alas de la Comunitat Valenciana. Ayer, 4 de febrero, la Conselleria de Sanidad anunció que para marzo habrían 300.000 personas vacunadas en la Comunitat.

De hecho, la Administración confirmó que se habían adquirido más de 250.000 dosis de Pfizer. Pese a que estas irán destinadas a mayores de 80 años, por lo que se administrarán en los centros habituales, hoy el ‘president’, Ximo Puig, ha hablado de utilizar «todos los espacios adecuados cuando se tenga la capacidad de hacer una vacunación masiva».

Además, ha atribuido el problema de que no se utilicen estos espacios a la «escasez» de dosis. En el caso de que hayan «muchas más vacunas», «evidentemente se utilizarán todos aquellos espacios que sean adecuados», indicaba. Ha recalcado que ahora mismo lo que hay que solucionar es la falta de vacunas. Aunque, las noticias de estos últimos días «han abierto las esperanzas».

El ‘president’ ha atribuido esta «esperanza» a las últimas adquisiciones de dosis de Pfizer y AstraZeneca, y la posible aprobación de la vacuna de la farmacéutica Johnson el próximo mes de marzo. «Se trata de poner todas las vacunaciones posibles en residencias, hospitales, personas más vulnerables y que desgraciadamente en el caso de las personas mayores son las más afectadas por la letalidad», ha finalizado.

Vacunaciones de cargos del PSPV

Respecto a las vacunaciones de cargos públicos que forman parte del Partido Socialista, Puig ha asegurado que se tomarán «todas las medidas que correspondan», animando al resto de partidos a que hagan lo mismo con los suyos, «es una exigencia ética básica». También ha valorado esta situación como «muy minoritaria y muy negativa», dada «la desconfianza» que puede generar en la ciudadanía.

Sobre la polémica entorno al alcalde de Catarroja (Valencia) de Compromís, Jesús Monzó, por invitar a su casa a dos amigos, incumpliendo las restricciones de la CV, el ‘president’ ha declarado: «Las normas están para cumplirlas, todas, porque no se trata de pedir permanentemente más restricciones y después no cumplirlo».

Sobre la situación del Covid, Puig ha valorado la situación como «muy complicada», pese al «leve descenso» de los contagios. Por ello, ha pedido a los valencianos que no se relajen y que aprieten «el acelerador colectivo». Las restricciones anunciadas el 21 de enero se van a mantener hasta el 15 de febrero.

«Estos fines de semana son de estar en nuestras casas o de salir con una persona más (…) no podemos hacer aquello que nos gusta». «Lo haremos en unos meses, pero ahora toca a cada uno asumir su responsabilidad», ha insistido.