Ximo Puig despide el año con bajadas de impuestos y petición de acuerdos a nivel nacional 

El presidente de la Generalitat prioriza la lucha contra la inflación y la generación de empleo de autónomos y empresas mientras destaca como principal hito del año la llegada de la gigafactoría de Volkswagen a Sagunto

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, durante el discurso de fin de año

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha despedido el año focalizado en las bajadas de impuestos y la petición de acuerdos a nivel nacional mientras se ha marcado como objetivo la lucha contra la inflación y la generación de empleo. Tras la rotunda condena a la guerra de Ucrania y la puesta en valor de la llegada de gigafactoría de Volkswagen a Sagunto, ha finalizado su discurso con la censura a la violencia de género, la recomendación de la vacunación constante y la defensa de las personas mayores. Ni una mención a la corrupción. Sin referencias sobre los casos publicados en el pasado del PP ni sobre los que están de actualidad sobre el PSOE, con el caso Azud.  

“La prioridad máxima de la Generalitat está siendo la lucha contra la inflación. Hoy el Consell ha aprobado un nuevo paquete para el año 2023”, ha anunciado. Bajan un 10% las tasas autonómicas y no se cobrará el canon de saneamiento del agua hasta julio y el transporte público tendrá un descuento del 50% y será gratuito para los jóvenes de hasta 30 años hasta agosto.  

“Estas son acciones que se suman a la reforma fiscal valenciana”, ha puntualizado Puig, que ha recordado que bajará los impuestos al 97% de los contribuyentes. “La respuesta valenciana es clara. Contra la inflación, apoyo público y contra la incertidumbre, estabilidad”.  

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, durante el discurso de fin de año

Tras interpretar que la firma de ocho presupuestos anuales durante los ocho años que gobierno el Botánico es un “hecho clave que aporta seguridad, refuerza la protección social y refuerza el impulso económico», Puig ha incidido en los datos de empleo.  

“Hoy tenemos 2.076.000 personas ocupadas y por ello quiero dar las gracias al esfuerzo diario y cotidiano de empresas, de autónomos, de trabajadores que han demostrado una enorme capacidad de superación en un momento tan difícil. En ninguna otra comunidad española ha crecido tanto el empleo”, ha dicho, para incidir que la creación de puestos de empleo en siete años ha sido de 430.000 puestos de trabajo. ”Ése es el pilar de la vía valenciana. Más trabajo. mejor trabajo, menos desigualdad”, ha enfatizado Ximo Puig.  

Tras un cambio de tercio, ha dicho: “El año 22 deja otro hito, un hito importante, la llegada de Volkswagen”. Ximo Puig ha asegurado que hace un año “la Generalitat trabajaba con discreción” para acoger la gigafactoría, que ha recordado que es la mayor inversión de la historia industrial en España y que generará 15.000 puestos de trabajo “y, sobre todo, muchas oportunidades para los jóvenes».  

Además, el presidente de la Generalitat se ha hecho eco del resumen del año de Jesús Alonso, presidente de Ford Iberia, en el que situaba a la planta de Almussafes como el “centro neurálgico» de la compañía en Europa.  

Ximo Puig, presidente de la Generalitat, antes de iniciar su discurso

“Se trata, en todo momento, de ampliar el mapa de oportunidades para que cada pyme, para que cada autónomo, para que cada familia, para que cada ciudadano, para que cada jóven tenga su oportunidad. Esa es la esencia del autogobierno”, ha dicho Puig, como previa para trasladar su discurso a los temas nacionales.  

Ha empezado este bloque con: “Es la hora de la política útil, de empujar juntos en las cuestiones importantes”. Y ha añadido que “hay que hacerlo en el conjunto de España. Muchos nos preguntamos por qué tanta crispación, por qué tanta división, por qué tanto ruido”.  

El presidente de la Generalitat Valenciana ha asegurado que España necesita “un reencuentro”. ”Ni negociar es una debilidad, ni ceder es una rendición, ni pactar es traicionar. Al contrario, acordar es la única manera de avanzar en sociedad. Acordar es el mínimo vital democrático«.  

Puig se ha hecho eco de la renovación del tribunal constitucional. “Este hecho debería significar un punto de inflexión«, ha matizado, para a reglón seguido pedir “la apertura de un ciclo de grandes pactos en España” que contemplen el desbloqueo de las instituciones con responsabilidad constitucional, una financiación justa, un reparto del agua “sin guerras” y para “oxigenar industrias solventes como la cerámica que tanto ha aportado a España” 

En el último bloque del discurso, Ximo Puig ha cargado contra «la mayor indecencia hoy, la violencia machista. Tenemos que mantener la unión, acrecentar la unión por la igualdad real y libertad de las mujeres porque es insoportable esta anomalía». El presidente de la Generalitat ha advertido que «2022 ha sido el año del regreso gracias a la vacunación» pero «todavía está muy presente» y tenemos que aplicar «la vacunación constante».

«Antes de acabar», Ximo Puig ha hecho mención y ha mandado «todo su afecto» a los que lo estén pasando mal y, especialmente, a las personas mayores que son «el tronco que nos hermana». Especialmente emotivo, ha mandado un mensaje a los que han perdido a un ser querido, por «la silla vacía en Navidad», que será «un recuerdo permanente, una memoria constante».

Caballo violeta que una niña ucraniana de 6 años le regaló una niña ucraniana a Ximo Puig el 23 de junio y que, desde ese día, está en la mesa de trabajo del President

En la apertura del discurso hay una imagen que casi pasa desapercibida, que es un caballo violeta que una niña de 6 años ucraniana le regaló al presidente de la Generalitat el 23 de junio y que está situado en la esquina izquierda de la mesa de trabajo de Ximo Puig para recordar la guerra que se sufre en Ucrania. Y con ello empezó el discurso de fin de año con un deseo de paz porque «los delirios de un tirano, un sátrapa de otro tiempo ha provocado una guerra en el corazón de Europa. Una guerra ilegal, inmoral, inhumana». La Comunidad Valenciana ha acogido a 40.000 refuguiados ucranianos. «Tenemos escolarizados a la mitad de los niños y las niñas que han venido a España», ha destacado Ximo Puig.

Ahora en portada