Acciona acoge a los defenestrados 'hombres ING' en Sareb para relanzar su inmobiliaria

stop

Los Entrecanales confían en el equipo de Walter de Luna para sacar del ostracismo a la filial devaluada un 40% en cinco años

El presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales

Madrid, 14 de enero de 2015 (20:11 CET)

La filial inmobiliaria de Acciona no es hoy ni sombra de lo que fue, relegada a efectos contables al cajón de sastre de otras actividades, junto a Trasmediterránea, la gestora Bestinver o las bodegas.

Tras la venta de activos no estratégicos y, sobre todo, las minusvalías contables especialmente en suelo, llevarán a contabilizar el valor de sus activos inmobiliarios en torno a los 1.350 millones en 2014, lejos de aquellos 2.168 millones que se apuntaban cinco años antes.

De mal en peor


Desde que estallara la burbuja hace siete años, los números de Acciona Inmobiliaria han ido de mal en peor, y solo la venta de viviendas en el mercado exterior, sobre todo en México, ha atenuado el parón de la actividad en España.

Tras permanentes retrocesos en la cifra de negocios y en el ebitda, la filial del grupo constructor y de servicios vio cómo aquellas facturaciones cercanas a los 450 millones de euros anuales en 2006 y 2007 se fueron reduciendo año tras año. Tocó suelo en 2013, cuando solo pudo ingresar 66 millones y alcanzar un nimio ebitda de 3 millones de euros.

Al final del túnel


No obstante, algo parece estar cambiando a la vista de la evolución del negocio en lo que va de 2014. Hasta septiembre, los 78 millones facturados prácticamente doblaban los obtenidos un año antes, y el ebitda ya llegaba a los 4 millones. Cifras que hacen aventurar ingresos superiores a los 100 millones al cierre del pasado ejercicio.

Para capitanear esta nueva etapa, la familia Entrecanales ha recurrido a la experiencia del grupo de gestores dirigido por Walter de Luna. El mismo que venía avalado por su gestión durante más de una década al frente de la cartera inmobiliaria del banco ING y también de ser defenestrado de la Sareb, el banco malo, casi al día siguiente de su llegada a lo largo del primer trimestre de 2013.

De Luna, paso efímero por Sareb


La disparidad de criterios con la presidenta de Sareb, Belén Romana, hizo que aquel equipo inicial del banco malo nunca estuviera bien avenido, con choques continuos motivados por las razones políticas de venta esgrimidas por Romana y sus fieles y las inmobiliarias que De Luna y los suyos quisieron hacer prevalecer.

Al final, lo esperado. Un goteo de salidas iniciado con Miguel Garicano --que apenas estuvo en Sareb medio año como director de Procesos--, y que continuó con la de Luis Moreno, director de Activos Financieros, y con la del propio Walter de Luna como director general, siendo sustituido por Jaime Echegoyen, además en calidad de consejero delegado. Este sí, de la plena confianza de Belén Romana.

'Stock' enquistado


Ahora, los 'hombres ING' vuelven a encontrarse en Acciona Inmobiliaria, donde uno de los principales objetivos pasa por reducir el enquistado stock de viviendas. Aquel excedente de 1.743 unidades existente en diciembre de 2009 se ha reducido a menos de 700, en su mayoría en España.

Un mercado que, pese a las rebajas acometidas y el arreón significativo provocado por compradores extranjeros en localizaciones de costa, no ha sido capaz de asumir el exceso de oferta en su integridad. A partir de ahí, y siempre que la situación económica lo permita, la puesta en valor de los suelos será otra derivada a tener en cuenta.

México, prioritario


Mientras España se decanta en uno u otro sentido, el mercado inmobiliario mexicano seguirá siendo prioritario por las inversiones en suelo allí realizadas en los últimos años.

De las 168 viviendas vendidas por Acciona Inmobiliaria en 2013 solo 19 lo fueron en España. El resto, en Polonia y México, favorecido en este caso por unas buenas condiciones hipotecarias, tanto a nivel de intereses como de capital financiado. También está contribuyendo el aumento de la preferencia de los mexicanos por comprar vivienda en altura, en lugar del tradicional hogar unifamiliar.

Patrimonio


Al margen de la promoción residencial, De Luna y su equipo también deberán tratar de aumentar la rentabilidad del patrimonio que se mantenga en cartera o de sacar el máximo beneficio por la venta de activos no estratégicos. En 2013, este segmento del negocio aportó una facturación de 31millones de euros.

Son más de 73.000 metros cuadrados de oficinas en Madrid, Barcelona, Zaragoza y Sabadell, con una ocupación cercana al 90%, casi 1.200 plazas en residencias universitarias bajo la marca Campus, y tres hoteles en Barcelona, Sotogrande y Marbella.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad