Arturo Fernández pide paciencia a sus empleados para cobrar

stop

El presidente de los empresarios madrileños promete pagar en noviembre las nóminas retrasadas

El presidente de Grupo Cantoblanco, Arturo Fernández | EFE

20 de agosto de 2014 (13:08 CET)

El presidente de la patronal madrileña y vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, ha pedido a los trabajadores de su empresa, Grupo Arturo Cantoblanco, paciencia para cobrar las nóminas retrasadas. Fernández, que también afronta deudas con Hacienda y la Seguridad Social, prometió a su plantilla que comenzará a pagar en septiembre y terminará de completar sus compromisos en noviembre.

Parte de los 800 empleados del grupo Arturo Cantoblanco, que se han visto afectados por el cierre de varios servicios de restaurantes del grupo y que están siendo derivados a otras empresas, se manifiestan este miércoles frente a la sede de la patronal madrileña para exigir el pago de las nóminas retrasadas y la readmisión de unos 40 trabajadores despedidos.

La empresa debe las nóminas de junio, julio y la extra de julio, según explicó este miércoles el responsable de la Federación de Comercio y Hostelería de Comisiones Obreras de Madrid, Nicolás Mata. Los trabajadores afectados por el cierre del restaurante de la Asamblea de Madrid, gestionado por la empresa de Arturo Fernández, también aseguran que la compañía les adeuda la liquidación.

Además del cierre del restaurante de la Asamblea de Madrid, Arturo Cantoblanco también ha clausurado los centros de trabajo de Orange y la Escuela de Organización Industrial (EOI).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad