Alejandro Betancourt es uno de los accionistas de BDK Financial Group.

Betancourt paga la expansión de su banco africano

stop

BDK Financial Group, el banco en el que están presentes empresarios como los Albertos y Alfredo Sáenz (ex Banco Santander), cerró con pérdidas en 2018

Barcelona, 02 de agosto de 2019 (04:55 CET)

El año pasado fue el de mayor expansión para BDK Financial Group, el banco africano con sede en Luxemburgo que nació del círculo de banqueros y empresarios influyentes españoles. El cerebro de este proyecto es Alberto Cortina y el consejero delegado del holding es Alfredo Sáenz, ex consejero delegado de Banco Santander. Pero entre los accionistas y los gestores aparecen nombres como el del millonario Alejandro Betancourt, el empresario venezolano cuyo nombre siempre se ha ligado al chavismo. 

BDK Financial Group cerró 2018 con siete millones de euros de pérdidas, frente a los ligeros beneficios del año anterior, según explican a Economía Digital fuentes conocedoras del proyecto. Las cuentas de este ejercicio, depositadas recientemente en el registro mercantil del país europeo y a las cuales este medio ha accedido, reflejan que durante el pasado año se llevaron a cabo tres ampliaciones de capital. 

La primera fue en febrero, por valor de cinco millones de euros; la segunda no llegó hasta julio, cuando se aportaron 20 millones de euros, y la última, que se ejecutó a finales de año, tuvo un valor de 10 millones de euros. En total, se suscribieron 35 millones de euros, todos provenientes de los actuales miembros de BDK y no de nuevos socios, confirman fuentes del consejo.

El grupo financiero es un proyecto bancario africano ideado por el multimillonario Alberto Cortina, primo de Alberto Alcocer (se les conoce a ambos como Los Albertos) y el ex consejero delegado de Banco Santander, Alfredo Sáenz, quien fue número dos de la entidad durante más de una década, junto a Emilio Botín.

Alfredo Sáenz.

Alfredo Sáenz, ex consejero delegado de Banco Santander. EFE

El objetivo de BDK es el de avanzar en la expansión por el área de los países del continente que comparten como moneda común el franco CFA y estén dentro de la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMOA). El grupo está presente ya en seis países de África  —Senegal, Costa de Marfil, Guinea Conakry y Malí, así como otros son con operaciones incipientes o exploratorias —, aunque parte del área operativa se concentra en Portugal

Las mismas fuentes del consejo, compuesto por más de diez directivos, explican a este medio que durante este año se ha puesto especial atención en los micropréstamos y en el área fintech, desarrollada desde las sociedades Credit Kash y Kash Kash, dependientes del grupo. La previsión, explican las mismas voces, es alcanzar la rentabilidad conjunta de todas las áreas (el holding divide su actividad en 15 sociedades) en no más de dos y tres años. 

Banqueros y millonarios: quién es quién en BDK

El proyecto de BDK Financial Group está liderado por un selectivo grupo de empresarios españoles y banqueros relevantes que estuvieron en la primera línea de bancos como el Santander o Banesto. Uno de ellos es Francisco Martín López-Quesada, un hombre cercano a Sáenz tras coincidir con él en la entidad cántabra.

También aparece el nombre de millonarios extranjeros como Alejandro Betancourt, el empresario venezolano cuyo nombre siempre se ha ligado al chavismo. Betancourt lleva años afincado en España —se quedó con la finca de caza 'El Alamín', de Gerardo Díaz Ferrán— y tiene intereses en empresas del país, como la marca de gafas de sol Hawkers, tecnológicas y proyectos energéticos, de donde proviene parte de su fortuna.  

Blas Herrero, Alejandro Betancourt o Álvaro Hachuel son algunos de los consejeros de BDK

Betancourt, calificado como bolichico en su Venezuela natal, aparece acompañado en el consejo de BDK junto a César Larraín, un empresario venezolano con el que comparte intereses y cuyo nombre aparece en la base de datos del Consorcio de Periodistas de Investigación (ICIJ) de empresas offshore en paraísos fiscales. Antes tuvo en el consejo de administración a Francisco Convit, otro empresario chavista bajo la lupa de Estados Unidos.

Otro nombre propio que aparece y no está ligada al mundo financiero, sino al editorial, es el de Blas Herrero. El propietario de Kiss FM se unió en 2016 al proyecto y aparece en las cuentas consultadas como miembro del consejo de administración. Su sociedad española, Radio Blanca, también aparece con saldos pendientes con el grupo.  

La última aparición en el consejo, desconocida hasta ahora, es la de Álvaro Hachuel, hijo del banquero Jacques Hachuel, conocido por haber sido uno de los socios de Mario Conde y por haber estado implicado en el caso Banesto. Hachuel hijo lleva desde 2017 como miembro del consejo y tiene una trayectoria ligada al mundo de las finanzas, tras haber trabajado en la firma de inversión Salomon Brothers y BNP Paribas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad