Travis Kalanick, fundador de Uber. EFE

Cesa el octavo directivo de Uber en un año

stop

La directora de asuntos jurídicos se suma a la larga lista de dimisiones en una cúpula que empezó a despedazarse a principios de año

Barcelona, 13 de septiembre de 2017 (19:47 CET)

Un nuevo directivo se baja de Uber. Salle Yoo, responsable de asuntos jurídicos de la compañía, se une a la lista de ocho directivos que han dejado la tecnológica en 2017. La ejecutiva ha enviado un correo electrónico a los empleados asegurando que dimitirá definitivamente tras haber ayudado a los directivos a encontrar un sucesor.

A la de Yoo se une la dimisión de Travis Kalanick, fundador de la compañía; Jeff Jones, presidente del grupo, y Brian McCledon, vicepresidente de la plataforma de negocios.

Durante este año también han abandonado el grupo Ed Baker, vicepresidente de producto y expansión; Charlie Miller, investigador de seguridad; Amith Singhal, vicepresidenta de ingeniería y David Bonderman.

Algunos de los altos cargos de Uber duraron solo medio año

La primera salida y más fugaz fue la de Jeff Jones, solo seis meses después de asumir el cargo. Jones dejó la compañia al sentirse desplazado. Según declaró en su marcha, la decisión que le motivo a salir de Uber fue la declaración del entonces CEO, Travis Kalanick, de estar buscando a un nuevo número dos para reforzar la dirección de operaciones. 

La marcha no obstante, terminaría contragolpeando al propio Kalanick. El abandono, envuelto de controversia y sumado a otras polémicas decisiones -- como por ejemplo el presunto robo de datos a Google al fichar a uno de sus empleados-- provocaría que el fundador de la tecnológica dimitiera el 21 de junio. 

Su decisión se comunicó a través de una carta a los accionistas, quienes un mes más tarde pusieron tierra de por medio eligiendo a Dara Khosrowshahi, consejero delegado de Expedia, como sustituto. 

La polémica por acoso sexual encendió la mecha

Pero de entre todas las polémicas, la investigación por casos de acoso sexual en el seno de la compañía fue la que más golpeó a la alta dirección. En marzo se conoció que, tanto conductores como ejecutivos, habían incurrido en comportamientos sexistas con algunas empleadas. 

Por ello, la compañía habilitó una línea telefónica anónima para que el personal informase de los casos punibles. Finalmente, tras las investigaciones que recibieron más de 200 denuncias, el equipo de recursos humanos despidió a más de 20 empleados.

La investigación por acoso sexual terminó con el despido de 20 empleados 

Pero, la polémica también se llevó a otro directivo, David Bonderman, al trascender sus comentarios despectivos hacia las mujeres en las reuniones que precisamente abordaban esta investigación.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad