stop

DIA encadena dos jornadas en rojo y pierde más de lo ganado con la entrada en su capital de Mikhail Fridman, el inversor ruso que tiene el 10% de las acciones

Xavier Alegret

El inversor ruso Mikhail Fridman, dueño de Letterone Investments, es el segundo máximo accionista de DIA. Letterone

Barcelona, 22 de septiembre de 2017 (04:55 CET)

El 27 de julio pasado, con la acción de DIA en caída libre por unos resultados que no gustaron a los inversores, el magnate ruso Mikhail Fridman irrumpió en la compañía como segundo máximo accionista, con el 10% de los títulos. Su llegada supuso una inyección de confianza en un valor que había sufrido mucho en los últimos meses y frenó a los especuladores. Pero la tregua duró poco. La acción de DIA ya ha vuelto a niveles de antes de la llegada de Fridman y la participación del millonario ruso ya vale menos que cuando entró.

Fridman llegó a DIA en una jornada en la que su valor arrancó a 5,26 euros pero se hundía casi el 4%, hasta los 5,07 euros, tras presentar unos resultados que decepcionaron a los mercados. Su entrada, al comprar de golpe el 10%, hizo remontar la acción para cerrar en 5,22. Pero el gran salto lo dio al día siguiente, cuando se conoció la entrada de Letterone, el holding de Fridman: DIA se disparó el 15% en una sola jornada.

La llegada de este inversor ahuyentó también a los bajistas. La cadena de distribución que dirige Ricardo Currás es la compañía del IBEX con más presencia de posiciones cortas, pero algunos bajistas retiraron o redujeron dichas posiciones. Eso hizo que los bajistas pasaran de controlar el 24,5% del capital de DIA a menos del 19%. El grupo no tenía menos bajistas desde marzo.

Fridman compró el 10% de DIA y frenó su caída en bolsa, provocada por unos malos resultados

El efecto Fridman duró poco. Al día siguiente de dispararse el 15%, ya perdió un tercio de lo recuperado, y desde hace una semana está cotizando a los niveles previos a la llegada del inversor ruso. En los últimos dos días, la acción ha ido a peor y con el descenso del 1,5% de este jueves, ya está por debajo del precio al que el 27 de julio Fridman, aprovechando una jornada de caídas, hizo su entrada. Su participación vale hoy 315 millones de euros, algo menos que lo que pagó por ella.

La tregua también está terminando en lo que respecta a los bajistas. En realidad, nunca se fueron, pero sí que redujeron en más de cinco puntos su peso en el capital de DIA. Después de estas caídas, a mediados de septiembre, su peso volvió a subir, hasta el 18,3%. Si bien es cierto que el incremento fue muy pequeño, también lo es que supuso romper una racha de cerca de dos meses de descensos.

Tras el efecto Fridman, quedan los números

Tras el efecto Fridman, los inversores tienen como guía las cifras del grupo, cuyos resultados semestrales no fueron especialmente buenos. Entre enero y junio, DIA ganó 54 millones, el 9,7% menos, a causa del descenso de las ventas en España, que fue del 3,6%. La cadena pudo compensar este descenso con el crecimiento en Argentina y por el efecto divisas en Brasil.

Según el último estudio de mercado de Kantar, conocido esta misma semana, DIA pierde cuota de mercado en España. Mientras Mercadona se consolidó como líder absoluto, acaparando casi una cuarta parte del mercado, DIA perdió el segundo lugar al caer dos décimas, hasta el 8,4% de cuota de mercado. Le superó Carrefour, con el 8,7%, después de subir dos décimas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad