El sector del cigarrillo electrónico prevé triplicar los ingresos en dos años

stop

El primer observatorio nacional sostiene que la industria facturará 90 millones en 2016

13 de marzo de 2014 (19:44 CET)

La industria tabacalera tradicional no pasa por su mejor momento en el mercado español. El sector cerró 2013 en mínimos históricos, con una caída de las ventas del 11%. En cambio, el cigarrillo electrónico vive su máximo apogeo. Vapear se ha puesto de moda, pero según estima el propio sector, lo mejor está por llegar.

El presidente de la Asociación Nacional de Cigarrillos Electrónicos (Ance), Manuel Muñoz, asegura a Economía Digital que la intención del sector es alcanzar los 90 millones de euros de facturación en 2016. Es decir, la cifra se triplicará en tan sólo dos años, después de que haya ingresado más de 24 millones en el último ejercicio.

3.000 puestos de trabajo directo

La explosión de este negocio tan aclamado como cuestionado se ha analizado por primera vez en el observatorio de la Ance. El informe, pionero en España, que recoge los datos tanto de partners como de asociados al sector, sostiene que en 2013 se ha registrado el mayor crecimiento de la industria a nivel nacional.

El cigarrillo electrónico ya cuenta con más de 3.100 puntos de venta y emplea a 3.000 personas de manera directa. La cifra aumenta un 30% si se tienen en cuenta los puestos de trabajo indirectos. “Estamos contribuyendo a reactivar la economía dando un impulso a los emprendedores y autónomos, un segmento de importancia histórica en nuestro país”, defiende Muñoz.

Primer caso de neumonía


El éxito del cigarrillo electrónico viene de la mano de las críticas. Sobre todo del sector clínico. La Organización Médica Colegial (OMC), entre otros colectivos, ha instado recientemente al Gobierno a endurecer las normas que regulan la comercialización y promoción del cigarrillo electrónico. Quieren que la ley se equipare a la del tabaco vegetal porque, defienden, también tienen efectos nocivos contra la salud.

De hecho, este jueves se ha detectado en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) el primer casi en España, y el segundo en el mundo, de neumonía lipoidea asociada al e-cigarrillo.

Marco regulatorio propio

Pero el presidente de la Ance niega que se trate de un producto dañino para la salud. “El cigarrillo electrónico no es tabaco ni tampoco un producto farmacéutico, por lo que no se puede equiparar a ninguno”. Y añade que, después de que se aprobara el pasado 26 de febrero la directiva europea sobre el e-cigarrillo, este producto ya tiene un marco regulatorio propio y diferenciado al del tabaco tradicional.

“La normativa europea y la española sobre el sector es una pieza clave para impulsar la solidez a medio y largo plazo del cigarrillo electrónico”, añade Muñoz. Sus palabras son el fiel reflejo del optimismo de un sector se está vapeando a todo un clásico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad