stop

Los créditos al sector privado catalán con respecto al PIB se situarán este año por debajo del 100%, por primera vez desde 2003

Josep Maria Casas

Economía Digital

Miquel Valls destaca la reducción de créditos al sector privado y revisa al alza el crecimiento del PIB catalán. /EFE/Toni Albir

Barcelona, 25 de julio de 2017 (13:14 CET)

La economía catalana se desendeuda. En el primer trimestre de 2017, los créditos al sector privado catalán (empresas y familias) se situaron en 221.612 millones de euros, 10.537 millones menos que en el mismo periodo de un año antes, según un informe difundido este martes por la Cambra de Comerç de Barcelona.

La economía catalana está reduciendo el volumen de créditos pese a encontrarse en una fase de crecimiento. Esta tónica se mantiene desde hace siete años. Incluso descienden los créditos hipotecarios a las familias. Los créditos llegaron a un máximo del 170% del PIB en 2009. Por primera vez, podría situarse por debajo del 100% este 2017 y, en 2019, alrededor del 80%, a un nivel similar al de principios de este siglo, antes de que estallase la burbuja inmobiliaria.

Economía catalana: se está recuperando sin dependencia del crédito bancario

En el sector industrial catalán se detecta una reducción significativa de las operaciones de crédito de más de un millón de euros y un ligero incremento de las que se formalizaron por un importe inferior. En 2016, las primeras bajaron un 33% respecto al ejercicio anterior, mientras que las segundas sólo aumentaron un 3%. Curiosamente, este proceso de desendeudamiento se produce cuando los tipos de interés del crédito están en mínimos históricos.

Miquel Valls, presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, destaca que la reducción del nivel de endeudamiento del sector privado catalán permitirá afrontar en mejores condiciones las futuras subidas del tipo de interés.

Revisión al alza del crecimiento

Según las estimaciones de la Cambra, la economía catalana está acelerando su crecimiento en los dos primeros trimestres de este año. Por este motivo, se ha incrementado en tres décimas las previsiones de crecimiento del PIB para 2017, hasta el 3,1%, y también para 2018, hasta el 2,7%.

Este crecimiento repercutirá en la ocupación. Los estudios de la Cambra apuntan que en 2017 se pueden crear alrededor de 104.000 empleos, así como otros 96.000 en 2018. A finales de ese año, Cataluña contaría con 3,78 millones de ocupados, una cifra similar a la del 2009, pero un 6% inferior a los 4,044 millones del 2008, el máximo de la serie estudiada.

A preguntas de los periodistas, Valls reconoció que la situación política catalana genera “incertidumbre” en la evolución de la economía. También lanzó crítica al Gobierno central cuando advirtió que si lleva a cabo la amenaza de suspender el FLA acarrearía un gran impacto porque con estos fondos la Generalitat está pagando a los proveedores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad