El ex consejero delegado de DIA, Ricardo Currás.

Exdirectivos de DIA se unen: Currás, culpable de las irregularidades

stop

Antiguos directivos de la cadena de supermercados responsabilizan al ex consejero delegado de urdir el plan para maquillar las cuentas

Madrid, 01 de julio de 2020 (19:02 CET)

Nueva entrega del juicio de DIA. Los exdirectivos de la cadena de supermercados han eludido sus responsabilidades y han coincidido en señalar al antiguo consejero delegado, Ricardo Currás, como máximo responsable y cerebro de las maniobras dirigidas a maquillar las cuentas del grupo, que luego eran refrendadas por la consultora KPMG, con el objetivo de cumplir los objetivos marcados y poder así cobrar el bonus anual.

Esa ha sido la línea marcada tanto por el que fuera "número dos" de Currás, Amando Sánchez, como los directores comerciales Juan Cubillo (responsable del área a nivel de grupo) y Luis Martínez (jefe de la sección pero sólo para España), según han apuntado a EFE este miércoles fuentes jurídicas, consultadas también por este medio.

Sánchez, Cubillo y Martínez han declarado como imputados entre la última hora de ayer, martes, y la de este miércoles. Sus declaraciones llegan inmediatamente después de las de Currás, que defendió que no existieron irregularidades contables como tal y que, en todo caso, la responsabilidad recaería en los directivos del área financiera (Amando Sánchez y Antonio Arnanz, principalmente).

Sánchez se ha desmarcado de la postura de Currás. Aseguró que él estaba centrado en la dirección ejecutiva de Portugal y apenas tenía relación directa con la información financiera que se está investigando. También quiso explicar que recibía las cifras ya consolidadas a nivel de grupo, al mismo tiempo que recordó que el encargado de las cuentas de la división española era Arnanz, director financiero para el país.

Martínez y Cubillo también señalan a Currás

Por otro lado, Luis Martínez y Juan Cubillo han asegurado que era Currás quien llevaba la voz cantante a la hora de cuadrar las cuentas. Y no solo eso: pedía personalmente que fueran más agresivos en las negociaciones con los proveedores.

El informe forensic elaborado por EY apunta que se utilizaron pagos exigidos a los proveedores como métodos para obtener ingresos y compensar otros "agujeros". Todo con el objetivo de mejorar artificialmente el estado de las cuentas de la cadena de supermercados.

Currás se mostró muy agresivo en los últimos años para conseguir los objetivos

Los dos ejecutivos han trasladado la idea de que Currás era el único que tenía una visión global de toda la empresa y era quien daba indicaciones para cumplir los objetivos marcados ante los accionistas cuando las cuentas empezaban a desviarse.

Asimismo, Martínez ha detallado que los cierres mensuales los realizaba Currás junto a Pilar Tejedo, exdirectora de Control de Gestión de DIA, quien también figura en el procedimiento, aunque como testigo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad