Ford presenta un ERE temporal para la planta de Almussafes

stop

El expediente afectará a más de 4.000 trabajadores del área de producción durante 39 días desde enero hasta octubre de 2012

Presentación de uno de los nuevos modelos de Ford

23 de noviembre de 2011 (20:27 CET)

La filial española de Ford se ha reunido este miércoles con los representantes sindicales del comité de empresa de la planta valenciana de Almussafes tras anunciar un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) que se llevará a cabo el próximo año.

“La propuesta de la multinacional se centra en el cese de la producción de vehículos durante 39 días en el periodo comprendido entre enero y octubre de 2012”, ha señalado a Economía Digital el representante del sindicato STM-IV, Paco González.

La compañía justifica la decisión en el hecho de que la demanda, sobre todo del mercado europeo, continúa “débil”. El expediente afectará a más de 4.000 empleados del área de producción de los 6.400 que trabajan en Almussafes.

“La interrupción sólo afectará a la producción de vehículos. El área de motor seguirá a pleno rendimiento”, ha subrayado González. Asimismo, la empresa ha anticipado que no cubrirá el 100% del sueldo de los afectados, una de las propuestas a negociar con los sindicalistas las próximas semanas.

“Nosotros lucharemos para que el ERTE no se lleve a cabo, tarea que se presenta complicada, e intentar reducir el número de días y trabajadores implicados”, insiste González quien hace hincapié en que se cubra el máximo del salario de los trabajadores que irán al paro durante los 39 días.

Entre las posturas que se han puesto sobre la mesa destaca la posibilidad de acogerse al último acuerdo que se firmó en 2009 y que suponía el abono del 80% de la nóminas.

Previsión de futuro bajista

Ford España prevé para el próximo 2012 la producción de 152.000 coches en las instalaciones de Almussafes, casi la totalidad de los cuales serán del modelo C-Max. Las cifras, en palabras de la multinacional, son las más bajas en toda la historia de la planta valenciana.

“Las perspectivas son malas ante la fuerte caída de los mercados de Italia, Francia e Inglaterra que suponen, junto a Alemania, el 82% de la producción del C-Max”, asegura el secretario general de la sección sindical de CCOO en Ford, Miquel Rosaleny.

Todo ello a pesar de los últimos anuncios de la producción de dos nuevos modelos, el Kuga y el Transit, en octubre de 2012, que se traduce en una inversión que supera los 800 millones de euros.

Una realidad que esconde su parte más negativa. “Ahora tenemos un hueco de producción hasta que se comience con los nuevos coches. Además, el Ford Fiesta se dejará de producir a partir de junio cuando pase su fabricación a Alemania”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad