Una imagen de un establecimiento de Fotoprix. Flickr

Cinco empresas pujarán por salvar Fotoprix

stop

Fotoprix presenta la liquidación y abre la venta de su unidad productiva, que se cerrará antes de verano

Barcelona, 20 de abril de 2017 (11:55 CET)

El concurso de acreedores de Fotoprix, esta vez de liquidación, encara su recta final. El juzgado mercantil número 10 de Barcelona ya tiene el plan de liquidación del histórico líder de las tiendas de fotografía en España, y ahora se abre el plazo para la presentación de ofertas. Según ha podido saber Economía Digital, Fotoprix ha despertado interés y habrá al menos cinco empresas que pujarán por comprar su unidad productiva.

Pese a su precaria situación económica, que la llevó al concurso de acreedores hace tres años y de nuevo al concurso, esta vez de liquidación, en enero, la marca Fotoprix todavía tiene valor, por lo que varias compañías han mostrado interés. Desde empresas del sector, como Service Point y Hofmann, hasta fondos de inversión, según explicaron fuentes cercanas a la empresa.

No obstante, a pesar de que las ofertas todavía no son firmes, las empresas que pujarán por Fotoprix serán sobre todo del sector de la fotografía y la impresión, tanto nacionales como internacionales, y se esperan, al menos, cinco ofertas. Los activos que más interés han generado han sido las tiendas y la web.

Se prevé que en los próximos días las empresas interesadas empiecen a hacer llegar sus ofertas para que a finales de mayo puedan abrirse los sobres con las mismas y presentarse las favoritas al juzgado. Será entonces cuando se conocerá quién se queda con Fotoprix, proceso que se cerrará antes de verano.

Fotoprix: cinco empresas del sector, nacionales e internaciones, presentarán oferta

La empresa que compre Fotoprix tendrá que hacerse cargo de una deuda con la Seguridad Social cercana al millón de euros, pero la banca no cobrará los 12 millones de deuda bancaria de la empresa. Tampoco pagará la reestructuración que puede ser necesaria, ya que comprará la cadena de fotografía ya adelgazada.

Junto con el plan de liquidación, presentado esta semana en el juzgado, la administración concursal de Fotoprix presentará en los próximos días un ERE para toda la plantilla, formada por unas 195 personas, cuyo coste será de unos dos millones de euros. No obstante, los despidos no se ejecutarán hasta que finalice la subasta de la empresa, ya que los trabajadores que precise el comprador serán excluidos del ERE.

Fotoprix se venderá sin trocear

Fuentes cercanas al concurso admitieron la próxima presentación del ERE pero matizaron que el administrador intentará salvar el máximo de puestos de trabajo de la cadena. Para ello, primará la oferta que mantenga más empleo por encima de la más atractiva económicamente, entre otras cosas porque no espera ninguna oferta mareante, y venderá Fotoprix en su conjunto, sin trocearla, lo que podía atraer a fondos oportunistas.

Los actuales administradores consideran que la empresa ya está reestructurada, con 60 tiendas y menos de 200 trabajadores, y que los puntos de venta que tiene son rentables, ya que ha salvado las mejor ubicadas. Pese a ello, necesita una inversión importante para modernizar su red y también publicitaria, para volver a posicionarse como una marca con actividad.

Fotoprix presentará un ERE para toda su plantilla, pero intentará salvar el máximo de empleos

La incapacidad para adaptarse a los cambios del mundo de la fotografía, sobre todo a la irrupción del smartphone como sustituto de la cámara común, llevó a Fotoprix a presentar el concurso de acreedores en 2014 y a hacer una importante reestructuración. Tras dos años en situación concursal, logró un acuerdo con los bancos, que aceptaron una quita del 50%, y salió del concurso.

No obstante, la resistencia de Hacienda a renunciar a parte de la deuda llevó Fotoprix a la insolvencia. Como informó Economía Digital, la Agencia Tributaria, que como acreedor privilegiado negocia su deuda a parte del convenio, no aceptó la quita y en diciembre de 2016, en el momento de más ventas del año, embargó los ingresos de los pagos por tarjeta.

Con esta decisión, Hacienda recuperó la mayoría de la deuda que tenía la empresa contraída con ella, un millón de euros, pero dejó a Fotoprix sin liquidez, lo que la obligó a presentar el concurso de liquidación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad