Francia vende en Barcelona el 'lifting' de su sector empresarial

stop

Tras convertirse en la delegación internacional más numerosa en el reciente Mobile World Congress, el Gobierno galo abre una sede de La French Tech en la capital catalana, una marca creada para impulsar su joven sector digital en el exterior

Espacio para inversores patrocinado por La French Tech, en el pasado 4 Years From Now, en Barcelona / 4YFN

Barcelona, 29 de febrero de 2016 (08:00 CET)

"Las cosas están cambiando en Francia. Los jóvenes ya no quieren encontrar un empleo en una gran compañía, sino que prefieren montar su propio negocio". Así se expresa un portavoz de La French Tech, la marca creada en 2013 por el Gobierno galo para aglutinar e impulsar el movimiento emprendedor del país.

Francia aterrizó en el reciente Mobile World Congress con la mayor delegación internacional del evento, 189 empresas y varios pabellones de peso. Entre ellos sobresalía, además del espacio de la operadora Orange, el de Business France, la agencia dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores que promueve el negocio de sus compañías en el extranjero y bajo la que se inscribe La French Tech.  

En la cita de emprendedores 4 Years From Now, la apuesta francesa fue igualmente potente. Tanto por el protagonismo como por la inversión económica. El Gobierno galo, a través de la citada marca, se convirtió en uno de los cuatro principales socios del evento y el único de origen público --los otros fueron IMB y las divisiones para emprendedores de Telefónica y Banco Sabadell.

Sede en Barcelona

200 millones de euros es el presupuesto asignado en los últimos años a esta organización centrada en vender las bondades de los proyectos del sector tecnológico con sello francés. Todo ello a través de una red internacional de delegaciones que incluye ciudades como Nueva York, San Francisco y Tel Aviv.

Desde este enero a esta lista se ha unido Barcelona, con un proyecto todavía en pañales (carece de sede física y hasta de responsable), pero que busca convertir a la capital catalana en uno de los "hubs emprendedores" del ecosistema francés.

Políticas "business-friendly"

Además de la promoción del producto nacional, entre las líneas maestras de La Frenc Tech también figura promocionar las supuestas ventajas competitivas que ofrece el país para acoger talento, buenas ideas y, sobre todo, negocios incipientes.

"A veces se tiene una percepción errónea sobre Francia", argumentan desde esta organización, que en el último 4 Years From Now contó con un espacio dedicado exclusivamente a captar inversores y financiación para las start-ups radicadas en Francia. "Se están haciendo esfuerzos para hacer políticas más business-friendly [favorables para las empresas]", continúan, con la intención de acabar con una imagen relativamente extendida: la de una economía históricamente muy dependiente del Estado y sus empresas públicas, y no tan atrayente para compañías extranjeras. 

Atracción de jóvenes start-ups

Dentro de esta estrategia se enmarca Le French Ticket. Este programa, inaugurado el pasado año, trata de atraer hasta el ecosistema emprendedor de París start-ups internacionales en su fase inicial que busquen asesoramiento y mimbres para empezar el proyecto. Los incentivos: financiación de entre 25.000 y 30.000 euros por empresa y la participación durante un año en uno de los programas de aceleración de la región. 

Según explican desde La French Tech, en los primeros meses de esta iniciativa ya han recibido unas 700 solicitudes. De las cuales se han escogido 23 proyectos, que en estos momentos componen la primera generación de un programa que "pretende recibir muchos más en los próximos años", aseguran. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad