Gestamp aprovecha la mano de Urquijo para pescar en Abengoa

stop

El grupo industrial vasco, que hace un año se ofreció para rescatar la multinacional sevillana, se interesa por Inabensa para reforzar la expansión de Dominion

Gonzalo Urquijo, nuevo presidente de Abengoa

Madrid, 03 de octubre de 2016 (01:00 CET)

En principio, Gonzalo Urquijo, el actual presidente de ArcelorMittal en España, solo será asesor independiente del futuro consejo de administración que se forme una vez que el juez homologue el acuerdo de rescate de Abengoa.

Pero, en la práctica, todos dan por hecho que esa asesoría va a pesar sobremanera en las decisiones que finalmente tome el futuro consejo, si es que finalmente no es precisamente él el elegido como nuevo presidente en la junta de Abengoa, prevista para el próximo mes de noviembre.

Urquijo, la voz cantante en Abengoa

De limitarse a ser asesor, Urquijo no tendrá funciones ejecutivas, pero esa asesoría en "asuntos relacionados con el plan de viabilidad hasta su implementación", que la empresa anunciaba el pasado 11 de agosto, dejan meridianamente claro la impronta que va a tener en todo lo que se mueva en Abengoa en los próximos cuatro años.

Y Gestamp, el grupo controlado por los hermanos Riberas, han sido de los primeros en percatarse de este movimiento.

Consejero de Gestamp hasta febrero

No en vano, Urquijo estuvo sentado en el consejo del holding vasco hasta el pasado mes de febrero –cuando Arcelor, afectado por la crisis del acero, vendió su 35% en Gestamp Automoción por 875 millones–, y participó activamente en la oferta que, a través de Gonvarri, realizó Gestamp, en  noviembre de 2105, para adquirir, por 350 millones de euros, el 28% de Abengoa.

Al final, esa operación se fue al traste, al no lograr que la banca acreedora otorgara nuevas líneas de crédito de entre 1.000 y 1.500 millones de euros, así como dilatar, hasta diciembre de 2017, el plan desinversiones que Abengoa había proyectado.

Confianza plena de los acreedores

Pero de aquella negociación, los acreedores quedaron encantados del saber hacer de Urquijo, y ahora, en cuanto han podido –conocedores de su profundo conocimiento del engranaje de Abengoa – le han elegido como hombre de confianza para que se cumpla a rajatabla con lo establecido en el plan de viabilidad.

Sobre todo, en cuanto a llevar a cabo las desinversiones previstas, y hacerlo obteniendo la mayor cantidad posible, de cara a recuperar el dinero aportado.

Inabensa, pieza apetecible para Gestamp

Y aquí es por donde Gestamp ha visto el cielo abierto para pescar en Abengoa. En principio, la filial Inabensa sería una pieza muy apetecible, con la vista puesta en reforzar Dominion, la empresa que la familia Riberas sacó a bolsa el pasado mes de abril.

Los vascos se unirían así a la puja por una de las filiales más rentables del grupo Abengoa, que cerraba 2014 con más de 100 millones de beneficios tras facturar 438 millones de euros. Grandes corporaciones, como Vinci, Siemens o el fondo Springwater se han interesado por su compra sabedores de su potencial.

Gastos corrientes menguados con los despidos

Y todavía más cuando, a causa de la crítica situación del grupo con paralización de la actividad a niveles mínimos, su plantilla se ha visto notablemente recortada.

Primero, con el despido de 72 trabajadores a través de un expediente de regulación de empleo (ERE), y con otros 220 que, como máximo, serán incluidos en un expediente de regulación temporal de empleo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad