Ingenieros de Volkswagen confiesan sus burdos métodos para manipular las emisiones

stop

crisis del gigante alemán

Uno de los concesionarios Volkswagen en Estados Unidos / ED

09 de noviembre de 2015 (12:05 CET)

Cuanto más se sabe del fraude de las emisiones de Volkswagen, más surrealista parece. Si con la manipulación de las emisiones de NOx hubo I D, con un software que detectaba si el coche estaba pasando una revisión y bajaba las emisiones, el fraude con el CO2 era mucho más burdo, usando aceite mezclado con gasóleo para obtener mejores datos de consumo y de emisiones.

El diario alemán Bild publica que varios ingenieros de Volkswagen han admitido haber manipulado los datos de emisiones de dióxido de carbono (CO2), ya que consideraban que las exigencias del grupo eran difíciles de conseguir. Fuentes de VW consultadas por Reuters han confirmado que se han detectado irregularidades con la recogida de los datos, aunque no han detallado cuales.

Aquí viene lo más llamativo del fraude. Según Bild, los ingenieros han confesado haber manipulado la presión de los neumáticos y haber mezclado aceite de motor con el diésel para que los coches consumieran menos durante las pruebas, de forma que también rebajaban los datos de emisión de CO2.

El coste del engaño

En plena investigación de los más de 10 millones de coches con emisiones manipuladas de NOx en todo el mundo, Volkswagen descubrió que tiene también 800.000 coches con emisiones demasiado altas de CO2. De estos, 50.000 se vendieron en España, aunque el grupo todavía no ha detallado si, como con el NOx, están afectadas todas sus marcas: Volkswagen, Audi, Seat y Skoda.

El grupo provisionó 6.685 millones de euros en el tercer trimestre para cubrirse ante futuros costes de la crisis, que le provocaron unas pérdidas de 1.700 millones. Pero con el CO2, la compañía calculó que podría costarle 2.000 millones más.

Sin embargo, el coste que deberá afrontar puede ser mucho más alto. Sólo en Estados Unidos, se enfrenta a una multa de 18.000 millones de dólares, pero fuentes del sector hablan de costes de hasta 35.000 millones de euros por multas, demandas y reparaciones, según Reuters.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad