Volkswagen confiesa engaño con el CO2 en 50.000 coches en España

stop

La crisis de VW va a más

Xavier Alegret

Rajoy durante sa visita a la planta de Seat en Martorell hace unos días, con Javier García Sanz, vicepresidente de VW, y Jürgen Stackmann, ex presidente de Seat y ahora vicepresidente de VW / EFE
Rajoy durante sa visita a la planta de Seat en Martorell hace unos días, con Javier García Sanz, vicepresidente de VW, y Jürgen Stackmann, ex presidente de Seat y ahora vicepresidente de VW / EFE

en Barcelona, 05 de noviembre de 2015 (09:10 CET)

Volkswagen amplía su lista de coches con emisiones contaminantes por encima de los límites legales. El grupo confesó este miércoles que se vendieron en España 50.000 coches con irregularidades en las emisiones de CO2, de los 800.000 que vendió en todo el mundo. Esta cifra eleva a 733.000 los vehículos del grupo con algún tipo de problema de contaminación, ya que hay más de 683.000 con el software para engañar con las emisiones de NOx.

El gigante alemán comunicó este miércoles por la noche la cifra después de que el vicepresidente mundial del grupo, el español Javier García Sanz, se reuniera con el ministro de Industria, José Manuel Soria, para informarle de la última hora.

A la espera de más detalles

Por ahora, VW no ha dado más detalles sobre el alcance del problema con el CO2, a qué marcas y motorizaciones afectaría. El grupo se ha limitado a subrayar que "los vehículos afectados son técnicamente seguros y aptos para la circulación" y a asegurar que se hará cargo "de todos los costes que pudieran derivarse de las irregularidades detectadas".

Por primera vez, el fabricante de las marcas Volkswagen, Seat, Audi y Skoda abre la puerta a devolver las ayudas del plan PIVE, que sólo reciben aquellos modelos con bajas emisiones de CO2. De haberse dado en todos los coches afectados, el coste de devolver estas ayudas ascendería a un máximo de 50 millones de euros.

Sube la factura del engaño

A nivel mundial, Volkswagen ha detectado 800.000 coches con emisiones demasiado altas de CO2. Lo ha descubierto a raíz de la investigación sobre la manipulación en las emisiones de NOx en más de 10 millones de vehículos en todo el mundo.

El grupo provisionó 6.685 millones de euros en el tercer trimestre para cubrirse ante futuros costes de la crisis, que le provocaron unas pérdidas de 1.700 millones. El nuevo escándalo podría costarle 2.000 millones más, según ha calculado la propia compañía.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad