Antonio Catalán durante una intervención en el acto en el que recibió el accésit del Premio Tintero de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE). EFE/JAVIER LIZÓN

La Audiencia doblega a Antonio Catalán: debe 90 millones a Hacienda

stop

La sala de lo contencioso echa por tierra los recursos de Anca Corporate, uno de los 20 mayores deudores de Hacienda, con tal de reducir su factura

Carles Huguet

Economía Digital

Antonio Catalán durante una intervención en el acto en el que recibió el accésit del Premio Tintero de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE). EFE/JAVIER LIZÓN

Barcelona, 08 de mayo de 2019 (04:55 CET)

Pocos días después de vender los hoteles de AC by Marriott a la propia Marriott por 140 millones de euros, Antonio Catalán recibió un golpe en los juzgados que le quitó la sonrisa de la operación. La Audiencia Nacional ratificó las peticiones que Hacienda hace el empresario y desestimó el último de sus recursos a una deuda de 89,8 millones de euros a través de Anca Corporate.

La sociedad es uno de los mayores deudores de Hacienda según la lista hecha pública por el Gobierno del Partido Popular en 2016. Participada por el antiguo hotelero y la familia Cosmen, la empresa fue vaciada por los accionistas en 2007 para evitar así pagar las futuras multas.

Las conclusiones de la sala de lo contencioso de la Audiencia Nacional revela como los accionistas redujeron los activos de la compañía desde los 120,08 millones de euros hasta los 4,10 millones. La mayoría fue con una reducción de capital con la que los accionistas se embolsaron 107,50 millones de euros en dividendos.

"La sociedad había tributado al régimen especial de de sociedades patrimoniales (15%)", recuerdan los magistrados. No obstante, la cúpula ya sabía que no podía aplicar este descuento fiscal, pues realizó una consulta a la institución. Tres años después, una inspección confirmó que debía tributar al 35%, levantando actas por las que Anca Corporate debía pagar 89,6 millones.

Así, esta reducción de capital, que según los jueces se hizo con tal de reducir la sociedad y que no tuviera activos para hacer frente a los pagos, terminó por provocar un concurso de acreedores ante la imposibilidad de hacer frente a la sanción.

En guerra desde 2016

Cuando el nombre de Anca Corporate se publicó por primera vez en la lista de morosos a Hacienda, en febrero de 2016, la compañía trató de defender su postura. El déficit "se debe a la diferente interpretación del régimen de tributación de las sociedades patrimoniales", explicaban sus abogados. El deber, relativo al impago del impuesto de sociedades, se acumula desde 2006. 

"El importe de la deuda ha sido anulado parcialmente por el Tribunal Económico Administrativo Central en dos ocasiones", explicaban. No ofrecen más detalles sobre el porcentaje de la rebaja. Este proceso se ha realizado dos veces debido a un defecto de forma en la primera al comunicarse con la Agencia Tributaria. "La compañía seguirá litigando porque considera que no resulta exigible ningún importe", amenazaban, dando entender que también recurrirán el fallo de la Audiencia al Tribunal Supremo.

Por ello, "en las próximas semanas Anca Corporate recurrirá ante la Audiencia Nacional", advertían.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad