Una imagen de la junta de accionistas de OHL.

La banca y OHL, a la prórroga: logra avales (pero sólo por tres meses)

stop

Las entidades alargan hasta julio el apoyo a la empresa para que pueda presentarse a concursos y lograr adjudicaciones. Las negociaciones siguen abiertas

Barcelona, 15 de abril de 2019 (04:55 CET)

Con el 1 de abril marcado en rojo, la banca y OHL negociaron a contrarreloj durante el primer trimestre con tal de renovar unos avales imprescindibles para optar a nuevos proyectos. No se llegó a tiempo, pero las entidades decidieron dar un balón de oxígeno como señal de confianza a la compañía: el 28 de marzo extendieron las líneas hasta el 30 de junio mientras prosiguen las conversaciones con la constructora controlada por el Grupo Villar Mir.

Fuentes financieras explican a Economía Digital que se renovaron 315 millones de euros, aunque sea por poco tiempo. En su Informe de Gobierno Corporativo Anual, la empresa dirigida por José Antonio Fernández Gallar admite el escaso margen: “Con fecha 28 de marzo de 2019 se firmó un nuevo contrato de novación, extendiendo la fecha de vencimiento hasta el 30 de junio de 2019”.

Más allá de ampliar el plazo para que la empresa tenga un sostén mientras se producen las conversaciones, el pool conformado por Banco Santander, Caixabank, Bankia, Banc Sabadell, Société Générale y Credit Agricole declinó varias las condiciones actuales. “Se mantienen inalteradas”, asume la propia constructora en el mismo documento.

La razón de la prórroga fue la dilación con la que OHL presentó las líneas maestras del nuevo plan estratégico, que no enseñó a la banca hasta comienzos de marzo. Antes, en diciembre, la cúpula presentó un borrador a los acreedores, pero las entidades pidieron más información. "La constructora está en la dirección correcta", tomando las medidas de reestructuración y de control adecuadas, dicen las mismas fuentes. “Las perspectivas para 2019 están por encima de lo que esperábamos, pero creemos que pueden cumplirse”, añaden

La banca sabe que OHL cerrará el ejercicio 2019 en negativo: sus ojos se centran en 2020

En la presentación de los resultados de 2018 ante los analistas, Fernández Gallar desveló que las previsiones del conglomerado para el próximo ejercicio son las de lograr un ebitda de 45 millones de euros frente a los 449 millones negativos de este año. Además, para 2021 espera que el ebitda salte del 2% de la facturación, que en 2019 augura de 2.500 millones, al 4%. 

"Somos conscientes de que el resultado de los ajustes tardará todavía en verse --el objetivo es volver a beneficios en 2020--, pero no tendría sentido abandonar ahora a la compañía y dejarla sin la posibilidad de optar a nuevos proyectos", zanjan desde uno de los bancos implicados.

"Estamos trabajando con normalidad y nuestras relaciones con los bancos son totalmente fluidas", garantizaba hace semanas un portavoz de OHL "Estamos negociando con las entidades", se limitó a decir Fernández Gallar ante los analistas en la última presentación de resultados. Después admitió la necesidad de "ganar el apoyo de la banca para renovarlos".  

"La evolución de la quema de caja en los próximos trimestres será clave para el futuro", advierte la banca. Desde la constructora ya tenían la respuesta: “El objetivo es consolidar la tendencia positiva del último trimestre de 2018 --con ebitda positivo-- y trasladar este resultado a la caja”, dijo el consejero delegado en el mismo acto."Se ha frenado de forma muy significativa el consumo de caja de los primeros nueve meses del año, podemos revertir la situación", prometió. La constructora inicia su año de "transición" después de haber recortado los costes hasta los 150 millones de euros frente a los 240 millones en los que cerró 2017. 

La guerra de OHL con Aleatica

Sin embargo, todas las miradas en OHL versan ahora en el conflicto que mantiene con la mexicana Aleatica, su antigua filial. La sociedad americana canceló dos contratos para la construcción de autopistas en Colombia México por un valor conjunto de 500 millones de euros, casi el 10% de la cartera de proyectos actual. La reacción no se hizo esperar: en dos días la acción de la cotizada española cayó por encima del 12% en el parqué.

La compañía rival está además dirigida por el ex consejero delegado de OHL, Juan Osuna, que abandonó la empresa en junio. El Informe de Remuneraciones hecho público el jueves también reveló que el ejecutivo se embolsó 19,5 millones en el último ejercicio. La mayoría obedece precisamente a la venta de la propia Aleatica --entonces llamada OHL Concesiones-- al fondo de inversión australiano IFM.

Hemeroteca

OHL
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad