La comida a domicilio reparte las cartas ganadoras

stop

Tras el cierre de Take Eat Easy, Deliveroo consigue 247,5 millones para plantar cara a Just Eat. El grupo británico, gran dominador del sector en España, se zampó en febrero a la española La Nevera Roja

Varios repartidores de Deliveroo, en las calles de Valencia

Barcelona, 05 de agosto de 2016 (19:58 CET)

El sector de la comida a domicilio toma forma y se consolida. La entrada de nuevos actores tecnológicos no ha dejado de aumentar en los últimos años. En los meses recientes, sin embargo, parece que el mercado y los inversores van dando la vuelta a las cartas ganadoras. 

En febrero pasado el gigante Just Eat, líder mundial del sector, se hizo con la contendiente española en esta batalla, La Nevera Roja, por 125 millones de euros. Con esta operación, la compañía británica consolidó su posición de dominio en nuestro país, donde cuenta con alrededor del 60% de la cuota de mercado

El contendiente, Deliveroo

Pero hay espacio para nombres. Entre ellos destaca el de Deliveroo --aterrizó en territorio español en noviembre de 2015--, otra compañía de origen británico que, en su caso, apuesta por un tipo de restaurantes de tipo medio, medio-alto. La firma, que cuenta con un catálogo de unos 1.000 establecimientos en España, acaba de cerrar una ronda de financiación de 247,5 millones de euros.   

Se trata de la quinta gran inyección de capital para una compañía que, según los datos aportados por Bloomberg, alcanza ya una valoración superior a los 1.000 millones de dólares. Con los nuevos fondos pretenden "expandir el servicio, tanto en nuevos mercados como en los actuales" --a día de hoy Deliveroo está disponible en 84 ciudades de 12 países.

El derrotado, Take Eat Easy

El crecimiento financiero de Deliveroo llega, curiosamente o no, apenas tres semanas después de que uno de sus competidores, Take Eat Easy, tirase la toalla. El 13 de julio esta compañía belga, que aterrizó en España casi en las mismas fechas que Deliveroo, anunció su cierre a nivel global (además de Bélgica y España, también operaba en Francia y Reino Unido).

¿El motivo? La dificultad de encontrar financiación para cubrir su continuado crecimiento –compañías como estas, que ofrecen personal propio para el reparto, necesitan un gran capital para consolidarse en sus nuevos mercados. Pero también el peso cada vez mayor de la competencia.

Uber y Amazon, en el horizonte

Los responsables de Take Eat Easy, en su comunicado de despedida, mencionaban además a dos de los grandes del sector (Uber y Amazon) que ya se asoman como la gran competencia para el sector. "Tras la llegada de UberEats al mercado y el inminente lanzamiento de Amazon en el sector Premium, los inversores temen comprensiblemente el impacto de estos dos gigantes en el mercado", apuntaban.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad