Giovanni Castellucci afronta este martes el que podría ser su último consejo de administración como CEO. EFE/EPA/LUCA ZENNARO de Atlantia.

La matriz de Abertis se reúne de urgencia con su CEO en el aire

stop

Giovanni Castellucci, consejero delegado de Atlantia, convoca un consejo extraordinario con su puesto en juego por el último escándalo del puente de Génova

Xavier Alegret

Economía Digital

Giovanni Castellucci afronta este martes el que podría ser su último consejo de administración como CEO. EFE/EPA/LUCA ZENNARO de Atlantia.

Barcelona, 16 de septiembre de 2019 (19:07 CET)

Atlantia, empresa italiana que controla el 50% de Abertis, vive sus peores días y su consejero delegado, Giovanni Castellucci, está en la picota. Apenas se le cuestionó en agosto del año pasado, cuando se derrumbó el puente de Génova dejando 43 muertos, pero ahora, tras conocerse que la empresa habría falsificado informes, su situación ha cambiado.

En plena tormenta política, empresarial y bursátil —el grupo italiano ha perdido un 16% de su valor en dos días—, el mercado especula con la dimisión de Castellucci, que de alguna manera pararía el golpe. Aguantando el chaparrón, el CEO de Atlantia ha solicitado a Fabio Cerchiai, presidente del holding, que convoque un consejo de administración extraordinario para abordar la crisis y buscar soluciones.

De acuerdo con las fuentes financieras citadas por Ilsole24ore, Cerchiai ha aceptado la petición de Castellucci y el consejo se reunirá este mismo martes por la tarde para escuchar las explicaciones del consejero delegado. Las mismas fuentes indican que, además de hablar de la gobernanza del grupo y los pasos a seguir para dilucidar lo sucedido y calmar los mercados, Atlantia optaría por hacer relevos en la cúpula.

Castellucci podría ser el primero en salir, según se especula en Italia. Otra opción es esperar a los resultados de la investigación interna para descubrir qué pasó realmente y quién o quiénes son los responsables. Cortar cabezas también podría ser una forma de salvar la suya, que ahora mismo está más que cuestionado por unos accionistas que no se han recuperado todavía del susto del accidente cuando ha saltado a la luz este escándalo.

Atlantia habría falsificado informes antes del accidente

La noticia saltó a la luz pública el pasado viernes, cuando la Guardia di Finanza italiana informó de que había iniciado una operación, con detenciones incluidas, contra nueve directivos y técnicos de Autostrade per l’Italia, concesionaria de Atlantia en el país, y Spea Engineering, empresa de ingeniería también filial del grupo propiedad de la familia Benetton.

El motivo es que, en el marco de la investigación del hundimiento de Ponte Morandi en agosto de 2018, que era gestionado por Autostrade, se encontraron indicios de irregularidades. En concreto, informes falsificados o directamente no entregados sobre los puentes que gestiona la concesionaria.

Los informes falsificados, que habrían sido entregados al Ministerio de Transporte, ocultaban o falsificaban información importante sobre el estado y mantenimiento de las infraestructuras. Atlantia reaccionó anunciando una auditoría interna a cargo de una firma independiente, que será entregada a la justicia italiana.

Pavor en los mercados

Los inversores reaccionaron con pavor a las novedades en el accidente de Génova. Además de que puede subir la factura de las indemnizaciones para Atlantia, puede también acercarla a la pérdida de las concesiones. Por ello, el viernes perdió un 8% en la bolsa de Milán, mientras que este lunes se dejó un 7,8% más.

Dejar a Autostrade per l’Italia sin concesiones se ha vuelto a poner sobre la mesa tras el escándalo de los informes presuntamente falsificados, pero los Benetton tienen ahora un gobierno algo más próximo al que había hace 13 meses, cuando se derrumbó el puente.

Mientras el Movimiento 5 Estrellas, que tenía la cartera de Transporte el año pasado, aboga por revocar las concesiones de Autostrade, la nueva ministra, Paola de Micheli, del Partido Demócrata (PD), habla solo de una revisión y apela al pacto de gobierno recientemente firmado, que pasa por alto el caso de Ponte Morandi.

Como explicó este medio, el cambio de gobierno podía beneficiar a Atlantia, pues el PD es más cercano a las empresas que los de Beppe Grillo. Además, el pacto al que hacía referencia De Micheli habla de revisar las concesiones de las autopistas pero ya no contempla específicamente la posibilidad de revocar las de Autostrade.

Era tan evidente que el cambio en el Ministerio de Transportes podía beneficiar al grupo que dirige todavía Giovanni Castellucci que, cuando se anunció la composición del nuevo gobierno y que el Movimiento 5 Estrellas perdía la cartera, las acciones de Atlantia subieron el 5,7%. Ahora esas alzas son historia y el precio de la acción no es el mayor de los problemas de los Benetton y de Castellucci, que puede estar viviendo las últimas horas como CEO del holding.

Hemeroteca

Abertis
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad