El Seat Ibiza es uno de los afectados por la falta de motores homologados.  EPA/Martial Trezzini

Todas las amenazas que se ciernen sobre el récord de Seat

stop

La nueva normativa de homologación de motores y las incógnitas sobre el futuro del Ibiza y el León amenazan las cifras de Seat en 2018

Barcelona, 02 de agosto de 2018 (04:55 CET)

Seat cerró el 31 de julio el mejor semestre de su historia: unos beneficios brutos de 212 millones, 289.948 vehículos entregados y unos ingresos de 5.768 millones de euros. Los tres indicadores crecieron a doble dígito. Y sin embargo, con nuevos modelos como el Seat Arona impulsando las ventas por encima del 17%, dos dudas surgen sobre la segunda mitad del año. Una nueva ley europea y el futuro de los clásicos de la marca abren la incógnita.

La nueva norma WLTP

En la presentación de los resultados, el vicepresidente comercial de Seat, Wayne Griffiths, asumió que, pese a los nuevos lanzamientos previstos –como el Cupra Ateca y el Seat Tarraco--, “la empresa deberá afrontar, como todos los fabricantes, los posibles efectos de la nueva norma de homologación de motores WLTP”.

Los nuevos test para medir el consumo y las emisiones de dióxido de carbono prohibirán vender vehículos en Europa que no hayan pasado dichos filtros, y las homologaciones de los procedimientos con las autoridades nacionales van más lentas de lo previsto. Por ello, Seat y el resto de firmas ven como fabrican modelos que no pueden vender todavía.

Para evitar un cuello de botella, fuentes internas de la empresa explican a Economía Digital que la fábrica catalana canceló entre dos y tres sábados de trabajo​ --según la línea de producción--, marcados como jornadas adicionales. Según explican las mismas voces, el principal motivo fue la falta de motores procedentes de Volkswagen, que es de las firmas que más está sufriendo con la norma.

Además del parón en la actividad, las voces internas desvelan la existencia de varios centenares de vehículos aparcados alrededor de la planta de Martorell que no se pueden vender al no estar certificados. Otro argumento para frenar revoluciones y no aglutinar automóviles a los que todavía no se puede dar salida. Fuentes oficiales no confirman este dato.

Volkswagen: "Las homologaciones WLTP son el mayor desafío para la segunda mitad de 2018"

En el seno de la fábrica se teme que si las homologaciones no llegan en los próximos días se pueda llegar a formar un cuello de botella a partir del próximo 1 de septiembre. Por tanto, los tiempos de espera para recibir los vehículos se acrecentarían.

Consultado por este medio, un portavoz de la compañía admite los cierres parciales pero señala que la situación es “tranquila” y garantiza el funcionamiento de la fábrica de lunes a viernes. 

Pero los test WLTP no son un problema exclusivo de Seat dentro del grupo. De hecho, Volkswagen y Porsche tuvieron que cerrar durante días algunas fábricas ante la aglomeración de automóviles. Por ello, Herbert Diess, el presidente del Grupo Volkswagen definió la nueva regulación como "el mayor desafío para la segunda mitad del año".

El impacto financiero para el conglomerado lo tiene claro: "afectará al beneficio operativo, a los ingresos por ventas y a la disponibilidad de efectivo.

Las ventas del Seat León y del Seat Ibiza

El Seat Ateca y el Seat Arona ya suman un tercio de las ventas totales de Seat. Una cifra nada desdeñable pero que no esconde la todavía dependencia del fabricante español en sus modelos clásicos: el León y el Ibiza. A falta de las cifras globales, los datos que la patronal Anfac en España dan pistas sobre un posible agotamiento de ambas líneas.

El León es el modelo más vendido del país, con 24.321 unidades, el 5,39% más que hasta el cierre de julio de 2017. No obstante, en el último mes las ventas cayeron el 3,2% frente al mismo periodo del año anterior. Con la subida generalizada, podría tratarse sólo de un cambio puntual, como un pedido extraordinario.

Cabe recordar que la actual edición se encuentra al final de su vida, pues en 2019 el popular vehículo se reinventará. Por el momento no ha sido así, pero no es descabellado pensar que las ventas se resentirán en los próximos meses a la espera de la nueva gama, que también se producirá en Martorell.

Las ventas del Seat Ibiza cayeron el 6% en lo que llevamos de año

Más negativa es la tendencia del Ibiza. El segundo coche más vendido de España (22.515) perdió el 17,6% de las matriculaciones en junio y el 11,49% en julio, lo que deshinchó su acumulado anual un 6% en lo que va de año.

Con siete meses a la espalda ya se pueden extraer conclusiones, y una va en la línea del mercado: la demanda vira hacia el segmento SUV, por lo que los utilitarios cada vez tendrán un peso más reducido. Sin embargo, modelos de la competencia como el Renault Clio y el Volkswagen Polo sí crecen. Otro de los motivos podría ser la capacidad productiva, pues ahora el automóvil comparte línea con el Arona, por lo que los esfuerzos deben repartirse.

Fuentes de la empresa señalan igualmente que el Ibiza es uno de los vehículos que peor margen genera. "Es positivo que la demanda se traslade hacia modelos más caros, donde los beneficios son mayores", replican.

La buena marcha del Arona --que por estas fechas todavía no estaba a la venta-- y el lanzamiento del Cupra Ateca y el Seat Tarraco deberán compensar el posible descenso de ventas de los dos clásicos de la marca.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad