En la imagen, la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

Las fábricas francesas de Renault amenazan el futuro de Nissan Barcelona

stop

En las instalaciones catalanas de Nissan temen que la planta de Maubeuge, al norte de Francia, se lleve la NV200 de gasolina

Barcelona, 28 de septiembre de 2018 (14:44 CET)

El miedo a que un nuevo modelo abandone la fábrica de Nissan en Barcelona se ha instalado en la plantilla. Si el adiós al Pulsar ya supuso un duro revés a las cifras de producción de la instalación catalana, por debajo de las 90.000 unidades en el último año fiscal, ahora ya temen la marcha de la versión de gasolina de la NV200. Su destino, una de las plantas francesas de Renault, aliada con el fabricante japonés.

Fuentes internas de la compañía explican a Economía Digital, que algunos ejecutivos de la firma ya deslizaron la opción de que sea una fábrica gala la que capte el modelo. La favorita es al de Maubeuge, al norte de Francia, que ya produce el Renault Kangoo y podría aprovechar las instalaciones ya existentes.

Un portavoz de Nissan declinó confirmar o desmentir la información. “Como empresa no comentamos especulaciones ni rumores sobre modelos o instalaciones”, dijo.

Como avanzó este medio la semana pasada, la fecha que se baraja en la fábrica de la Zona Franca para el adiós de la NV200 es la Semana Santa de 2019, pocas semanas después de que la compañía nipona cierre la temporada 2018/2019, que según su calendario fiscal finaliza en el mes de marzo.

El adiós de la NV200 llega por fases: en julio Nissan Barcelona ya perdió la versión de pasajeros

Las razones de la marcha son el ahorro de costes que permitiría aglutinar la N200 y el Renault Kangoo en una misma planta y la escasez de la demanda, que vira hacia el segmento de la gasolina frente al clásico diésel, el que lleva el sello de la planta barcelonesa. Según los datos de la patronal europea de fabricantes, hace un lustro el diésel era el combustible preferido de 11 países de Europa, pero al cierre de 2017 sólo reinaba en cinco.

Ante tal viraje, Nissan tiene pocas opciones de respuesta en Barcelona, pues todas las NV200 de combustión que produce en Barcelona llevan incorporado motores diésel. A cambio, aspiran a incrementar la producción de la versión eléctrica, que ya fabrican aunque de manera testimonial, todavía.

El adiós de la NV200 llega por fases. El pasado mes de julio la empresa ya dejó de hacer la versión para pasajeros del vehículo. Obtuvo la versión eléctrica, sí, pero con un papel todavía residual en la línea 1 de la instalación, que en el último año sacó a la carretera alrededor de 20.000 unidades de la furgoneta. La preocupación de los trabajadores sobre la escasez de producto se agudiza ahora.

El estado de Nissan en Barcelona

Fuentes del sector señalan que la fábrica de la Zona Franca no puede aguantar muchos meses en estos niveles de producción si quiere seguir siendo rentable. Con capacidad para hasta producir 200.000 unidades, en el ejercicio 2017/2018 se conformó con sacar al mercado 89.000 coches. Se elaboraron en la fábrica 21.000 Nissan Pulsar, 20.000 furgonetas NV200 y 48.000 pick-up Navara.

Y para el año actual, las cifras todavía serán peores. En verano el Pulsar y la versión de pasajeros de la NV200 abandonaron la instalación catalana. La nueva versión eléctrica del modelo y la producción de pick-up para Mercedes Renault no cubrirán las bajas.

Por ello, la dirección ya cuantifica en 100 personas el excedente de plantilla que se generará en la planta, por lo que abrió un plan de bajas incentivadas. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad