En la imagen, la torre de Vodafone. EFE

Las telecos se rinden a la venta de torres (para disfrute de Cellnex)

stop

Vodafone, Orange y Telefónica, tres de las cuatro telecos más importantes en España, exploran el traspaso de torres a nuevos socios

Madrid / Barcelona, 30 de septiembre de 2019 (04:55 CET)

Sobrepasados los nueve primeros meses del año, las compañías telefónicas han coincidido en la solución para mejorar el estado de sus cuentas. Con el objetivo de ahorrar costes, la búsqueda de nuevos socios para compartir la gestión de las torres móviles se ha convertido en la moda de la industria. 

Telefónica ya se inició en esta aventura de la mano de Telxius, Vodafone lo hizo con TowerCo y ahora ha sido el turno de Orange, cuyo consejero delegado, Stéphane Richard, ya se ha abierto a explorar estas opciones. Y, en medio de esta situación, Cellnex, el valor estrella del IBEX en este 2019, es el mejor posicionado para hacerse con estos activos.

La compañía cuyo consejero delegado es Tobías Martínez no es nueva en esto. Entre 2012 y 2015, se hizo con alrededor de 3.300 emplazamientos de Movistar y Yoigo, que en su mayoría eran de Telefónica. Dos años después, en diciembre de 2017, compró otras 551 torres de Yoigo.

La compañía española ya ha salido de compras por las plazas europes en lo que va de año. La última noticia que ha trascendido ha sido su entrada en Irlanda tras firmar la compra Cignal. La operación se tradujo en la adquisición de 546 torres de móvil por 210 millones y la previsión de instalar otros 600 emplazamientos durante los próximos siete años.

Telefónica y la fórmula Telxius

La primera teleco española por facturación y número de clientes lleva tiempo traspasando torres para reducir su deuda. Para ello creó Telxius, una sociedad de la que participa la propia compañía junto con otros socios, como es el caso de la patrimonial Pontegadea (Amancio Ortega) y el fondo estadounidense KKR.

Los activos agrupados en Telxius incluían unas 15.000 torres de telecomunicaciones de Telefónica en España y otros países. Ahora, además, el transpaso de torres, que se ha convertido en una de sus medidas más socorridas en tiempos convulsos, pasa por sacar a la venta una nueva cartera de 50.000 enclaves que podrían generar 830 millones en ingresos.

La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete no solo ha vendido torres móviles. En su caso, las ventas de activos se han extendido a las divisiones en Centroamérica, adquiridas por Millicom y América Móvil. También ha cerrado la venta de sus once centros de datos a la gestora Asterion, por 550 millones de euros, y la de la aseguradora Antares a Catalana Occidente, por 161 millones. 

Vodafone y Tower Co

La compañía británica anunció a la Bolsa de Londres durante el mes de julio una estrategia similar: la creación de una nueva organización, denominada Tower Co, que agrupará toda su infraestructura de torres en Europa y contará con la cartera de torres más grande de Europa, con 61.700 en 10 mercados.

La empresa, según explicó Vodafone, estará operativa en mayo de 2020 y buscará diferentes opciones para monetizarla en un plazo de 18 meses. Entre las alternativas, ademas de la venta de una participación, ya sea minoritaria o mayoritaria, está la salida a bolsa.

La compañía estimaba unos ingresos de 1.700 millones de euros y un resultado bruto de explotación (Ebitda) anual de 900 millones de euros para Tower Co. El objetivo, en base a documentación facilitada a los inversores, era impulsar "el uso compartido activo y pasivo de la red, al tiempo que mantener la diferenciación y la estrategia de la red con la mayor flexibilidad".

Orange cambia de mentalidad 

La última en unirse a esta tendencia ha sido Orange. El operador naranja, de acuerdo a las declaraciones de su propio consejero delegado Stéphane Richard en la Conferencia Anual Communacopia, celebrada la pasada semana en Nueva York, ya está pensando cuáles serán sus próximos pasos. Está claro que, tras haber llegado a acuerdos para compartir redes, firmados en Bélgica y España, la posición de la compañía sobre la externalización de activos ha cambiado.

Cellnex es la mejor posicionada para hacerse con los emplazamientos radioléctricos de Vodafone y Orange en España 

De hecho, los planes a futuro pasarían por el mercado nacional. Según publicó Expansión, Orange, junto a Vodafone, habría decidido iniciar un proceso de consolidación de emplazamientos radioeléctricos  — es allí donde se instalan las antenas —  con la intención de ahorrar costes al reducir a la mitad el número de antenas que poseen.

Así, la segunda y tercera operadora en España han convocado un concurso para recibir ofertas por parte de empresas de infraestructuras, como Cellnex, nuevamente como principal candidato.

Cellnex y American Towers, preparados para el momento

Pero la compañía escindida de Abertis puede tener que esperar. Si las ventas, como es el caso de la de Orange, se hace inicialmente solo de una participación minoritaria, Cellnex no entrará. Fuentes del sector recalcan que el papel de la empresa española siempre es de gestión.

No obstante, se ve como una buena noticia porque significa que las telecos han visto el camino. Los gigantes del sector son los que más torres poseen, por lo que si están dispuestos a venderlas, siempre es una buena noticia para los operadores independientes como Cellnex y American Towers, los dos actores más activos en Europa.

Aunque en una primera fase no les interese entrar como socios de Orange, que buscará probablemente un fondo de inversión, puede que a medio plazo sí sea una oportunidad. Y allí estarán ellos para aprovecharla.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad