Las ventas de coches tocan techo en 2018. Varios vehículos en un atasco en la operación salida del puente de mayo de 2018. EFE/Mariscal
stop

Las ventas de coches llegan a su máximo en agosto de 2018 pero terminan el año con una caída de las matriculaciones provocada por el descenso de los diésel

Nahiara S. Alonso

Economía Digital

Las ventas de coches tocan techo en 2018. Varios vehículos en un atasco en la operación salida del puente de mayo de 2018. EFE/Mariscal

Madrid, 02 de enero de 2019 (17:05 CET)

En 2018 las ventas de coches crecieron un 6,9% más que el año anterior. Un buen año para la industria automovilística teniendo en cuenta la incertidumbre que rodea al sector los últimos meses.

El crecimiento de los primeros ocho meses del año, que tocó techo en agosto con el aumento de las ventas de casi el 50%, logró compensar el desplome de las matriculaciones que se produjo desde septiembre.

En total se vendieron 1,32 millones de vehículos nuevos, según han informado este miércoles las patronales de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y Vendedores (Ganvam). 

Las matriculaciones de vehículos empezaron enero con el crecimiento del 20,3% y fueron disminuyendo -pero siempre manteniendo rangos positivos- hasta septiembre, donde se llegó al crecimiento máximo del año. A partir de ese momento, la venta de coches se hundió para terminar los últimos meses del año en cifras negativas.

Evolución mercado de turismos 2018. Fuente: Anfac

Fuente: Anfac

Esta caída se debe a la incertidumbre creada por la intención del Gobierno -siguiendo la tendencia europea- de prohibir la venta de vehículos de combustión a partir de 2040. Además, en 2050 este tipo de coches no podrá circular.

De hecho, por carburante, los vehículos más perjudicados con estos anuncios son los diésel, que cuentan ahora con mayores restricciones. Del total de los coches matriculados en 2018, solo el 31,3% fueron diésel, la proporción más baja desde 1995.

Se duplica el número de eléctricos

Casi la mitad de los nuevos vehículos fueron de gasolina, el 48,9%, mientras que los híbridos y eléctricos se situaron en el 5,4%. Pese a que no parece un porcentaje alto, según los datos de Anfac la cuota de los coches híbridos y eléctricos se situó entre el 5% y el 6% entre los meses de enero y agosto.

A final de año, sin embargo, entre septiembre y diciembre esta cuota se mantuvo entre el 8% y el 9%, impulsado por los beneficios que obtienen este tipo de automóviles y las restricciones de tráfico para la gasolina y el diésel en ciudades como por ejemplo Madrid, con la entrada en vigor de Madrid Central.

De hecho, la patronal de los coches eléctricos AEDIVE ha asegurado este miércoles que los coches eléctricos subieron las matriculaciones el 62,7% en 2018, hasta las 21.181 unidades. 

En agosto los concesionarios bajaron los precios para dar salida a vehículos matriculados antes de la entrada en vigor del WLTP

A estas medidas de restricción de los carburantes, se une que en septiembre entró en vigor el nuevo ciclo de homologación de consumos y emisiones (WLTP). Una nueva norma de emisiones que hizo que cerca de un 5% de los vehículos que no pagaban el impuesto de matriculación, pasaran a pagarlo.

Esto llevó a que en agosto, previo a la introducción de la norma, aumentaran las ventas ya que los concesionarios tenían mucho stock al que le tenían que dar salida antes de la medida y bajaron los precios. Por el contrario, las ventas cayeron en septiembre.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad