Placas fotovoltaicas en las Bodegas Torres.

Los empresarios denuncian las trabas ‘kafkianas’ a las renovables

stop

El presidente de Bodegas Torres y la Unión Española Fotovoltaica afirman que las barreras burocráticas y técnicas frenan la expansión de la energía solar

Barcelona, 27 de julio de 2017 (16:42 CET)

Las Bodegas Torres han instalado un parque de 12.500 metros cuadrados de placas fotovoltaicas en su finca Pacs del Penedès. La instalación ha costado 400.000 euros, y hubieran generado 400 MW que se habrían sumado a los 670 MW que producen los paneles solares que funcionan desde el 2008. Pero hace un año, denunció el presidente Miguel Ángel Torres, las placas están inactivas por las trabas burocráticas que imponen el Gobierno y las compañías eléctricas.

Torres dijo que los empresarios, así como los usuarios que quieren apostar por el autoconsumo eléctrico, se encuentra en un estado de “total indefensión ante la falta de soluciones económicas viables y la incertidumbre jurídica por las diferentes interpretaciones de la ley”. Más concretamente, el empresario vitivinícola se refiere al Real Decreto 900/2015, que regula la instalación de placas fotovoltaicas.

Endesa exige a las Bodegas Torres instalar contadores que cuestan 200.000 euros

En el caso de la infraestructura del Penedès, que emite energía a baja tensión, Endesa le ha instado a que suba la corriente a media tensión, para que los contadores puedan registrar la producción y el consumo, y que luego la vuelva a bajar a media tensión. Este proceso lleva a una pérdida del 8% de energía. Y además, le obligan a comprar un transformador que insumiría una inversión de 200.000 euros.

El director de la Unión Española Fotovoltaica, José Donoso, dijo que los productores de energías renovables no piden primas ni subvenciones, sino reglas claras para instalar paneles solares. “No hay procedimientos claros, hay lagunas en la administración y la interpretación queda en manos de la compañía distribuidora, o en todo caso, del responsable de zona de la empresa”, apuntó.

Donoso rechazó los argumentos contra la instalación de placas. Señaló que si se produjeran 250 MW de energía por la vía del autoconsumo, las empresas eléctricas dejarían de recibir 4,2 millones de euros, “un 0,02% de sus ingresos”. Y no causaría un aumento en las tarifas del resto de los consumidores, sino que esta modalidad permitiría un ahorro final de 39 céntimos al año por usuario.

Miguel Ángel Torres: “el sistema actual no favorece las inversiones en renovables”

Donoso precisó que han elevado varios pedidos al Ministerio de Energía de eliminar las trabas burocráticas, y Torres agregó que se lo ha comunicado al ministro Álvaro Nadal en algún encuentro, pero las respuestas siempre han sido poco claras y evasivas.

“El sistema actual no favorece las inversiones en renovables ni el autoconsumo energético”, dijo el presidente de las bodegas catalanas, y recordó que si sus placas hubieran sido autorizadas hace un año, se habría logrado un ahorro de 63 toneladas de dióxido de carbono (CO2).

Para el director de la UNEF, hay un interés de los consumidores por generar su propia electricidad, pero las trabas frenan su expansión. A modo de ejemplo, dijo que en el 2015 se instalaron 49 MW de energía solar en toda España, menos de los 55 MW que generó la ciudad de Bruselas ese año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad